martes, 28 de agosto de 2012

UNA REMEMBRANZA CON LAS FOTOS DE JOSÉ EDUARDO CAVERO DUBOIS. ÉPOCA DE LA VIEJA RADIO VICTORIA.

José "Eduardito"
Cavero Dubois
Como posa en esta foto, conocí en 1953 a José Eduardo Cavero Dubois,. Creo que los productores de la película "Mi pobre angelito", se inspiraron en su historia para realizar la tremenda película de su niño travieso. Al realizar esta reseña, me felicito haber hallado las fotografías que publico, en el Facebook de este singular personaje ligado a nuestros recuerdos. No me cansaré de repetir que lo que se vive por primera vez en la vida, no se olvida jamás. Fueron mis primeros años de locutor en Radio Victoria, emisora en la que conocí a las estrellas que admiraba como simple oyente y que iba exprofesamente a conocerlas en persona a su auditorio en "La Cabaña", en el famoso Parque de la Exposición y que continúa allí como un símbolo de la historia de la radiodifusión en el Perú. Pasar por ese lugar y recorrer sus caminos, es un sentir las nostalgias de un pasado de ilusiones y esperanzas.

Ing. Gálvez, Cavero y Lastarria
En esta otra fotografía apreciamos al centro al afamado broadcaster y acompañado del Ing. Luis Gálvez Puente Arnao, como él, un primer trabajador de la radio. El otro personaje es Emilio Lastarria. un técnico que se las sabía todas. Pueden apreciar detrás de ellos la "moderna" consola y que sirviera en el Control Maestro para distribuir el sonido de varios micrófonos.. Así nos tocó subir al escenario y sentir el calor humano de aquel público que aplaudía a los artistas que esta gran radio contrataba especialmente y se convertía en "La Emisora de los Mejores Programas". Noten ustedes la felicidad que embargaba a José Eduardo Cavero Andrade, el genio y motor de Radio Victoria.

"Radio Victoria" funcionó en
este lugar comocido como
"La Cabaña".
Ahora podemos apreciar la fachada de Radio Victoria en ese famoso caserón llamado y conocido popularmente como "La Cabaña". ¡Qué de recuerdos se quedaron allí! Si dan ganas de llorar. En ese lugar conocí a la que es mi esposa y abuela de mis queridos nietos, "Gaby Rossi". Cantó y sintió los aplausos, tan igual lo hiciera Judith Acuña, la soprano que vio sus inicios y se convertiría luego en "Wara Wara" y que consentía a Eduardito "El niño travieso" y que gracias a sus fotos, estamos recreando esta reseña. Allí, en esa fachada, se cuadraba el "viejo Lucio". el portero que no dejaba ingresar a nadie sin corbata. Otras épocas y de mejores buenas costumbres. Tengo el gusto de hacer estas evocaciones y que se conozcan muchas historias.

Hermosa foto familiar.
 "Recordar es volver a vivir". ¡Cómo no evocar con gratitud a esta familia! Si. Aquí, entre sus padres la Sra. Dubois y Don José Eduardo Cavero, luce el muchachito su mejor pinta. Un verdadero niño que gozaba de todo el cariño de mamá y papá. Creció como sus hermanas en ese ambiente y hasta tenía su propio salón para estudiar. Fuimos testigos de todo ello, por nuestra juventud, puesto que los 19 años no habían llegado todavía. Entramos por la puerta grande y aún está casi viva mi primera experiencia frente a José Eduardo Cavero Andrade. La narro en otra secuencia de "Remembranzas". Creo y empleando terminología moderna, hubo "empatía" con este singular chiquillo. Tanto es así, que en los años 60 del Canal 2 de Victoria Televisión, nos reencontramos y pudimos apreciar que conservaba intactas sus cualidades de "Eduardo el Travieso".

"Caverito" extrae la carta
premiada con el automóvil.
 Esta foto corresponde a los sorteos que se realizaban por cortesía del entonces famoso "Té Único" y observen la cantidad enorme de cartas que enviaban los oyentes y que se mostraban en público y era nada menos que "Eduardito", el encargado de extraer las cartas premiadas. Lo pueden ver hacia el lado izquierdo. Con el libreto de los avisos comerciales estoy yo, todavía muy joven y sin anteojos. Detrás mío y viviendo el partido, Don José Eduardo Cavero Andrade. Quien está frente al micrófono es un cantante que amenizaba el espectáculo y no recuerdo su nombre. Detrás de él, el Notario Público y Agentes de Publicidad que se encargaban de la legalidad del sorteo. El auditorio estaba repleto y creo que en esa ocasión se sorteó como Premio Mayor un automóvil. Me acuerdo de la famosa frase final: "TE ÚNICO DE CINCUENTA". Costaba la cajita 50 centavos.

Entrevistado por Javier
Chávez Campoverde.
Aquí lo apreciamos ya a su época de corredor de autos e identifico al que lo entrevista como quien fuera mi colega Javier Chávez Campoverde, gran relator deportivo y ya fallecido. "El "travieso" nos sorprendió una vez, yo no lo podía creer, en la oportunidad que condujo, siendo aún niño, el automóvil de su papá. Practicamente no llegaba a los pedales y el policía que llegó a indagar a la "Cabaña", pensó que era un automóvil "teledirigido". Otra. "Eduardito" ya en los 17 años o quizá más, estuvo en los Estados Unidos y se decía que tuvo que retornar a Lima, por cuanto se le notificó severamente por correr a excesiva velocidad. No invento nada. Salvo que el propio Eduardo Cavero Dubois lo desmienta. Allí lo tienen frente a Chávez y declarando ya como "corredor" para Radio Libertad de Lima. Hay más fotos y serán motivo de seguir evocando tiempos mejores que no volverán. Agradezco a "Caverito" por darnos ocasión, con sus fotos, a evocar nuevamente a Radio Victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario