viernes, 6 de noviembre de 2015

REMEMBRANZAS DEL 25 DE SETIEMBRE 2015. TUVIMOS SORPRESAS. GRAN REGALO DE AMISTAD CON ALFREDO AGUIRRE, MANUEL ORTIZ Y ROBERTO UCEDA.

¡Feliz cumpleaños abuelito!
Estábamos dejando pasar mucho el tiempo y es costumbre nuestra citar lo que nos sucede en cada cumpleaños. Este 2015 celebrábamos los 81 años de edad y como siempre, agradecidos a Dios nos regale un año más de vida. Lo que sucede dentro nuestro es irreversible. Ya no podrá ser igual el recibir un poco más de vida con la ausencia de mi Antonieta. Vendría a ser el segundo año, porque nos dejó el 8 de Mayo de 2013. Y surgió la invitación de Juan Carlos, mi hijo, que me invitó a pasarlo en su casa de Lince. Amante de las parrilladas y ahora con su "cilindro" dando la hora. Era también motivo especial de festejarlo al lado de Alejandra y Joaquín, nuestros adorados nietos, que nos ayudaron a apagar las velitas.

Gracias Carlos Morán Euribe.
Como siempre pasamos la voz a nuestros hermanos César y Erwin. Hernando no podía, porque en Surquillo es el que ayuda a María, el tronco mayor, lamentablemente postrada por su larga edad. ¿Alguien más de la familia? ¡Claro! Mi sobrino José Carlos, nuestro ahijado Pepe. Teníamos en mente a Manuel Acosta Calderón, pero había escaleras y hasta el cuarto piso, la terraza donde reside mi hijo, era casi un imposible la subida. Más bien estuvo el "pato" Roggero, amigo desde Radio Victoria e infaltable a estas citas. Ya, con la debida anticipación, habíamos pasado la voz a Carlos Morán Euribe que, a pesar de sentirse afectado de salud, nos regaló con su presencia gratísima. Gracias tocayo.

Gonzalo Chávez, Juanita, Roberto Uceda, Alfredo
Aguirre, Erwin, César, Manuel Ortiz, Pepe Serván
Hamilton Zevallos y Guillermo "Willy" Roggero.
Desde nuestro lugar de residencia nos debían acompañar Gonzalo Chávez Rondón y Hamilton Zevallos Trujillo, viejos amigos y grandes vecinos. Entonces se convertían en la "embajada" de Santa Isabel. Y allí estuvieron para darnos esta sana alegría. Otro invitado y que jamás deja de asistir a mi cumpleaños es Jaime Pizarro Arquíñigo y que estuvo presente en Lince, pero se olvidó de la dirección y, según nos expresó al día siguiente, tuvo que retornar a su Huaral querido. Vendría dos días después a nuestra casa con sus salchichas huaralinas, el clásico relleno y los alfajores de Elguera que sabe son nuestra delicia. Fue objeto de una atención especial por parte de Juanita.

Gracias Alfredo Aguirre Zapata.
Queríamos también contar en esta ocasión con la presencia de Alfredo Aguirre Zapata. amigo de muchos años en nuestra carrera radial. Desde que integraba "Los Morunos" y algún domingo nos dimos cita en un partido de fulbito en Maranga. ¡Que mejor ocasión la presente! Además, más cerca y en Lince. Tuvimos ya anteriormente encuentros especiales con Hugo Donayre Manrique, amigo de la radio y que también extrañamos. Tenemos nuestra guitarra, pero Alfredo prefirió venir con la suya. Habíamos comprometido también al tío Roberto Uceda, amigo querido y que integrara el recordado cuarteto "Los Guajiros" y que también se hizo llegar.

Alfredo Aguirre, Manuel Ortiz y Roberto Uceda.
¡Muchas gracias, muchachos!
La sorpresa nos la dio Manuel Ortiz, la primera voz de "Los Morunos" y que, previo acuerdo con Alfredo Aguirre, se había comprometido a hacernos este regalo. Tuvimos entonces un trío romántico conformado por tres hermanos del arte: Ortiz, Uceda y Aguirre. Cantaron y fueron el deleite de la reunión. Disfrutaron de la parrilla, donde Juan Carlos y Juanita se encargaron de atendernos con toda su gran voluntad. Mechita, mi nuera querida, se hallaba en su centro de labores, pero ya en horas de la noche se encargó de hacernos soplar las velitas de una rica torta y bien acompañado de nuestros nietos Alejandra y Joaquín. También se quedaron César Augusto y Luis Eduardo.

Gracias Mechita por la torta.
Día 25 de Setiembre cayo viernes y extrañamos a Zoila Gabriela y Raúl. Obligaciones de trabajo les impidieron llegar. Recibimos infinidad de saludos por el Facebook y eso fue muy alentador. Por allí los saludos de Elena y Marivel Castro Salas. También hubo saludos por teléfono de Sergio Castro Requejo y la tía Edita, aunque nos hubiera agradado tenerlos en la reunión. Esta es la remembranza de mis 81 años y aprovecho en  agradecer las buenas voluntades y en especial el cariño de mis hijos y nuestros nietos. Fue como estar en casa. Una invocación a Dios para que cubra con su manto de protección a todas nuestras amistades y familia. La torta estuvo riquísima.

Juanita se la pasó atendiendo.
Comparto con ustedes estas fotos que captamos con nuestra "Cámara Viajera" y con todos los asistentes que nos acompañaron el 25 de Setiembre. A la derecha está Juanita, que se batió solita y fue de gran ayuda para el "Cheff Pachín". El "pato" Roggero siempre alegre levanta los brazos. El 26 cumplían años también Alfredo Aguirre Zapata y nuestro hermano Luis Eduardo. Hubo dedicación, buenos deseos para ambos y el cumpleaños feliz. Podemos observar en primer plano a César Augusto Serván y tras de nosotros a Gonzalo Chávez, Willy Roggero, Luis Eduardo y Pepe Serván Miranda, nuestro sobrino y ahijado.

Alfredo y Manuel: ¡AMIGOS!
Alfredo Aguirre y Manuel Ortiz. poniéndose de acuerdo en el tono y regalarnos temas inolvidables como aquel tango de Gardel y Le Pera: "Volver". Lo coreamos todos.  Tuvo un efecto sentimental en los eternos amigos. El reencuentro de Alfredo y Manuel fue de gran impacto en nuestra reunión. Ambos fueron integrantes originales de "Los Morunos" y a pesar de cada cual hacer su historia, mantienen viva esa llama de amistad que los distingue y une  cada vez más. Nuestra felicitación sincera a este par de muchachos que, a través de la música, saben honrar la palabra "Amigos". 

Gracias Juan Carlos  Serván Bernales por el regalo.
En horas más tarde nos cantaron el Happy Berthey y allí compartimos la torta y un lonchecito de primera. Se quedaron Gonzalo, Willy Roggero, César y Luis Eduardo. Dos días después, tuvimos que lamentar el mal estado de salud de nuestro hermano César Augusto y que fue operado de emergencia de una apendicitis aguda en el Hospital Rebagliatti. Ya pasó, gracias a Dios, el susto y dio motivo para que nuestro sobrino César llegara desde Suiza y le brindara las atenciones que lo han rehabilitado. Por todo lo sucedido: MUCHAS GRACIAS.

Foto tomada por Mercedes Castro, mi querida nuera. Gracias.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

APARICIO NASPÁN, EL POPULAR "HUAYCOLORO" Y ENGREÍDO DE LAURA BOZO.

Aparicio Napán
Lo traemos a este blog, porque en estos últimos tiempos lo hallamos opinando a través de su muro de Facebook. Es el mismo de antes. Hablador, notorio en todo y metiendo la cuchara hasta en la sopa. Agradable en el buen sentido de la palabra. Leo su muro y cuenta sus vivencias familiares y es todo un relator de su propia historia. Es otro de los personajes extraídos de nuestras evocaciones del Canal 4, aquel en el que dejamos desde 1970, parte de nuestra vida. Aparicio se las ingenió para ingresar a laboran en América Televisión. Lo recordamos cuando honradamente se ganaba sus centavos como lustrador de "chuzos" en la esquina de Panamericana Televisión.

Posando con el famoso "Kiko".
Conseguiría "chamba" luego en el recordado "Todo Sucio", un reataurante muy concurrido por la gente de ambos canales. Tiempo después y gracias al chino Virhuez, primo de Pablo Shiroma, el pagador, halló ocasión de entrar al Cuatro y conversó con Lucho Carnero, toda gente de personal y que le dijo ya no estaba el "burro" Cáceres en la jefatura. Este señor le tenía mucha simpatía. Fue reemplazado por José Mancuzzi. Lo cierto es que se aventó a pedir trabajo y en lo que sea. Lo aceptaron y debutó de "mozaico" en la cafetería de nada menos que Mauricio Arbulú. Bien al uniforme de camisa blanca, michi y pantalones negros, se paseaba por los pasillos del Canal 4.

Un luchador en la vida.
Imaginemos a este muchachito codo a codo con los ejecutivos del canal y ganándose sus simpatías por su alegre y movido comportamiento. Todo un personaje que nos es grato reseñar. Aparicio Napán se conocía las últimas y era un correo humano que difundía las "primicias" a su gallada. Nuestro extrañado canal 4 era bastante amplio y en cada piso existía un jefe que necesitaba tomarse su café. A "locución" jamás llevó ni té. Miento. Nos cruzamos por el camino y me obsequió una servilleta. ¡Buena gente! Aquella su inquietud y deseos de progresar lo llevaron a pedir una oportunidad al jefe de personal. Había que empezar de abajo.

Buen padre y mejor abuelo.
Llegó a los llamados estudios y fue observando el trabajo de los camarógrafos, luminitos y coordinadores. Por supuesto que también se ganaba alguito viendo dirigir los programas, a cargo de famosos productores. Empezó como ayudante de cables o el encargado de guardar cámaras y todo el elemento mecánico de cada producción. Avanzó veloz. Pidió estudiar y concurrió a charlas que los capos supieron regalarle. Tenía Aparicio Napán muchas cualidades y entre ellas el querer progresar. Lo obtuvo y se cuadró finalmente frente a una cámara, a la que tenía que conocerla al derecho y al revés. Especialmente las tomas. Saber captar las órdenes del director y preciso en cada una de ellas.

Recuerdos con "Raphael".
Se había convertido de la noche a la mañana en un excelente camarógrafo. Nacía así el querido "Huaycoloro", chapa que alguien le puso, porque vivía en una zona de nuestra Lima denominada así. Nombre de un río que causó problemas en otra etapa del "Niño". Fue el engreído de Laura Bozo y esta mujer le agarró tal confianza que hasta quiso llevárselo a México. No pasó, porque Aparicio Napán se sentía más seguro en casa, al lado de los suyos y finalmente, fuera de esta actividad, dedicado a las filmaciones. En grandes rasgos, una reseña que espero agrade. Gracias.

martes, 30 de diciembre de 2014

LAS BROMAS PESADAS EN NUESTROS INICIOS DE LOCUTOR. TAMBIÉN LAS HICIMOS Y JAMÁS NOS DESCUBRIERON. AQUÍ ALGUNAS.

Frente a la ventana de las bromas
El mundo de la radio y del espectáculo se prestaba a todo. Mucho de lo vivido entre bambalinas no ha sido comentado. Hubo de todo. Realmente sorpresas que nos dejaban paralizados. Empezaremos con la primera y que nos sucedió  una mañana de sábado cuando no se transmitían los radioteatros. Fue en Radio Victoria, la emisora en la que nos iniciamos como locutor y de la que tenemos los recuerdos más inolvidables. Existía un auditorio. A la izquierda se ubicaba la cabina de locución. A la derecha el control maestro. Nos encontrábamos frente a frente con el operador, salvando la distancia del gran escenario en el que actuaban los más famosos artistas.

Recuerdo que nos hallábamos en pleno trabajo y leyendo los comerciales, como también anunciando los discos. El auditorio estaba a oscuras. Al frente el control iluminado y un gran reloj. Nos dan luz roja para dar la hora y... ¡horror! Algo se interpone en el ventanal que no nos permite hacerlo. No lo van a creer. Se trataba del trasero descubierto de un colega que se había bajado los pantalones y nos lo mostraba justo en aquel momento. Estaba en el escenario. Recurrimos por supuesto a nuestro reloj personal y salimos del apuro. En medio de la oscuridad del auditorio, observábamos que luego el pesado bromista huía y se confundiría en las oficinas de la radio.

Éramos novatos en la locución y teníamos tan solamente unos días de experiencia. No nos gustó, pero vendrían otras bromas después. Por ejemplo. Nos daban micrófono y cumplíamos con leer las tandas de comerciales o las noticias siempre con la luz roja que significaba "al aire". Terminaba esa tarea y, ¡Dios Santo! Permanecía la luz roja. Teníamos que estar callados y a la expectativa que "cerraran" el micrófono. El controlador, de espaldas e ignorando nuestros apuros. Pasaba su tanda de comerciales y ponía un disco de aquellos bailables que duraban 10 o más minutos. No sabíamos qué hacer. Ese era Samuel Soto Marius, que nos gastaba la broma para que "aprendiéramos". 

Y aprendimos. Recuerdo que justo en horas de la mañana se encontraban en el control maestro el Ing. Freund y el propietario Don Iosé Eduardo Cavero Andrade. Soto Marious, nuestro radio operador, nos da micrófono para leer. Fue instantánea la idea de ponerlo en apuros, a modo de venganza. Hacíamos los gestos de estar leyendo los avisos, pero sin emitir voz. En el control maestro había preocupación. Nada menos que el dueño de la radio, el Ing. Freund y mi colega que no sabían el porqué de esa falla. Don José Eduardo ordenó se pusiera un disco musical y empezaron a ubicarla. Soto se rascaba la cabeza. Probaron el micrófono en interno y funcionó. No pasó nada.

Había consumado mi venganza por las constantes bromas que nos hacía Soto Marious. Hasta pensaron en cambiar el micrófono. Terminada nuestra labor nos dirigimos al control maestro y le consulté a este qué había sucedido? Me respondió que a veces pasaba eso. O sea que no advirtió jamás que el joven locutor Serván tenía las suyas. Hay muchas más anécdotas que iremos refiriendo en este blog de "Remembranzas". Famosos colegas que, sazonados por algún trago, cumplían sus horarios y se tomaban ciertas libertades inconfesables. Así fue la radio. Esperamos que no se vaya a tomar otra impresión de nuestra persona. Gracias.

jueves, 20 de noviembre de 2014

REMEMBRANZAS DE MI AMIGO MANUEL ACOSTA CALDERÓN Y SU HERMOSA FAMILIA. ¡TIEMPOS FELICES! NOS CONOCIMOS EN RADIO "LUZ".

Manuel Acosta Calderón
Dicen que "Recordar es volver a vivir". Volver a vivir el pasado y muy especialmente todo aquello que nos trae felicidad. En este blog de "Remembranzas" hoy evoco cómo inicamos nuestra amistad  con el querido colega Manuel Acosta Calderón, gran locutor y tremendo compositor y cantor. Hacíamos unos programas en la desaparecida radio "Luz" que dirigiera el Padre Jesuita Gonzalo Alcocer y que accedió a darnos dos horas diarias para realizar nuestra "Programación Especial": "Virtuosos del Acordeón",  "Canta Italia", "La Voz y la Melodía" y "Aires y Cantares de España". Cada hora teníamos la visita de Manuel para transmitir el informativo correspondiente. Nos sorprendió su voz y su estilo cadencioso y muy sobrio. Creo que fue "una amistad a primera vista", porque nació de manera espontánea y casi sin notarse.

Anita y sus queridos padres.
Después del programa, exactamente al mediodía, nos íbamos al auditorio a practicar el piano y fue allí que descubrimos el talento de compositor de nuestro amigo. Lo acompañaba y era sorprendente comprobar su versatilidad para componer valses. Se enteró que dictábamos clases de acordeón y fue así que llegamos a "Río Moche" en Pueblo Libre y en donde disfrutaba de un hogar feliz. Conocimos a Anita, su pequeña hija que venía padeciendo de unas fiebres de las que no se sabían la causa. Recuerdo que le sugerí ir al Hospital del Niño e internar a la pequeña para un estudio mejor de su caso. Al día siguiente y muy temprano llegaron a mi hogar, en Lince. Blanca y Manuel. Sus rostros nos anunciaban algo terrible. Tenían el diagnóstico final y nos abrazamos en incontenible llanto al saber que Anita padecía de la fatal Leucemia.

El risueño "Nano".
Creo que fue en aquel momento que comprendimos había nacido en nuestras familias lo que se dice una verdadera amistad. Habíamos alquilado un departamento en la urbanización San Eugenio y nos habíamos dedicado a la enseñanza del acordeón. Así llegaban los Acosta Torrelly a recibir sus clases y fue una manera de que se fueran disipando las penas. Al margen y siempre llenos de amistad, acompañaba a Manuel a su muy nutrida cantidad de eventos sociales. En su Peugeot y con el acordeón a cuestas, perdí la noción de cuantas fueron las fiestas que animamos. Llegamos hasta Chosica a casa de José Segundo, un buen arequipeño que nos atendió como reyes y amenizamos también un último cumpleaños de Anita y vivir luego todo el drama que significó su triste despedida. Esto nunca se ha borrado de nuestra memoria.

"Chabuquita".
Conocimos a toda la familia de Blanca, originales de Yura y muy orgullosa de ello. Sus padres, a los que supe apreciar y nos brindaron su cariño. A Ruth y Jesús. A los pequeños Carlos, "Chabuquita", "Nano" y las todavía muy niñas Marisol y Blanquita. Por supuesto, también a Mafalda. Bueno. A toda la familia y sus amistades. Un hecho curioso fue cuando Manuel nos llevó al cumpleaños de Lucho Orbegozo, profesor del "Ricardo Palma", nuestro colegio secundario y en el que a su lado iniciamos nuestras primeras prácticas de locución frente a un micrófono. Hicimos bailar allí al "teacher Urrunaga" y al profesor de Matemáticas José Cabrera que, a pesar de "tomar" de tú a tú, no permitía que me tomara confianzas con él. Evoco sus clases y cuando "roncaba" con la boca abierta y servía de "tiro al blanco". No fallábamos una sola "miga".

El alumno Carlos.
El tiempo pasó raudo y ambos nos empeñamos en trabajos que ocupaban casi todo nuestro tiempo. Sin embargo, y eso lo sabe mi querido Manuel, lo visitaba de vez en cuando y no dejaba de llamarlo por teléfono. Su trabajo en la FAP, nos desligó algo, pero nos visitaba al Canal 4 y a sabiendas que éramos Presidente de la Asociación de Locutores del Perú. Inscribimos a "Chabuca" y a Manuel. ¡Cómo olvidarlo! Con mis teclados y equipo de sonido animé el matrimonio de Isabel y fue nuestro modesto regalo. Recuerdo que Carlos no me reconoció, pero en cuanto lo supo rió como si hubiera recordado algún motivo ligado a su infancia con nosotros. Fue mi alumno de acordeón al que traté de enseñarle mejor sus secretos. La verdad es que siempre hubo un motivo, pese a nuestros alejamientos, para vernos con el querido Manuel.

El día del Locutor.
Así llegó a nuestro hogar en Santa Isabel para festejar el Día del Locutor y uno de nuestros cumpleaños. También volvimos a Rio Moche y almorzamos atendidos por mi querida amiga Blanca y Nano. Tuve su compañía familiar con mi sobrina Marisol en aquellos momentos de la pérdida de mi adorada esposa y creo que así renacieron nuestros afectos, como aquél que tuve con sus hermanos, inolvidables amigos de Surquillo y hasta conversé con Margarita. Ojalá y se lo pido a Dios, volvamos a tenerlo con nosotros. Es una espera,  a pesar del corto tiempo de su operación, demasiado larga. Ha servido sin embargo para que haya escrito estos recuerdos y que los dedico a mis queridos sobrinos Acosta Torrelly y a nuestra familia. No hay que perder las esperanzas y oremos por MANUEL ACOSTA CALDERÓN. Gracias. 

viernes, 11 de abril de 2014

ANTONIO TINEO GAMARRA. HOMBRE DE PRENSA IMPORTANTE EN AMERICA TELEVISION. DESCUBRIO AL "TIO JOHNNY".

Antonio Tineo
En estas remembranzas de nuestra vida en la radio y en la televisión, siempre hay personajes que se ganaron nuestra admiración por su sencillez y cordialidad. Ingresamos a Canal 4 en 1970, a raíz de nuestras intervenciones de presentador y locutor comercial de los programas de Kiko Ledgard, que ya tenía amplia popularidad por sus excentricidades y sin ninguna duda, fue el conductor de los concursos más singulares de esos buenos tiempos. También encontramos a otro personaje de la locución deportiva como Juan Sedó y que ya jugaba sus tiempos de descuento como el "Tío Juan". Era la moda y había que encontrar un reemplazo. Mucho tuvo que ver Antonio Tineo Gamarra en esto. De larga experiencia en la radio y muy positivo en la televisión.

"El Tío Johnny".
La Gerencia del Canal 4 le encomendó a este gran periodista una programación que entretuviera a su público durante todo el domingo, porque existía una empresa interesada en ello. Nada menos que los productos "Nestlé". Era una maratón desde las primeras horas de la mañana hasta finalizar el día y saludar a la noche. Contaba el propio Tineo que no había problemas para las noticias ni la cotidiana programación de adultos. Lo que le originaba "rascarse la cabeza" era el espacio infantil. Había existido un "Tío Juan" que fue locutor y ¿porqué no podría ser otro Juan, pero con nombre gringo? Ese era Johnny Salim, locutor de cabina, de buena presencia y al que habría que ponerle el sombrerito del Tio Sam y listo. Así nació "El Tío Johnny" en "Domingos de Nestlé".

Locutores Gustavo Indacochea, Juan Ramírez Lazo,
Eduardo Navarro, Raúl Calle y José "Pepe" Delgado
Antonio Tineo ingresó a trabajar en Radio América, en ese querido local del Jr. Ocoña, como todo joven con muchas aspiraciones en 1952. Esta emisora era una de las grandes del dial. Presentaba a los más notables artistas y tenía a brillantes locutores como Pepe Delgado, el célebre Gustavo Indacochea, Eduardo Navarro "El Reporter Esso", Raúl Calle y Juan Ramírez Lazo entre otros. Con esta magnífica gente Antonio Tineo empezó a tomar experiencia y continuaba sus estudios en la Universidad Católica y en la que se graduó posteriormente. Fue un profesional que fue ascendiendo de a poco, tomando experiencia en sus mejores años, hasta tener ocasión de un mejor desempeño en América Televisión Canal 4.

Alfredo Espinoza y Antonio.
Es así que fue hombre de confianza de los propietarios de este canal. Cuando le conocí, noté en él al periodista sencillo y afable. Sin poses, con una modestia que no reflejaba su dilatada carrera en este mundo fascinante de la radio y la televisión. Llegó a ocupar la Jefatura de Prensa y tener colaboradores como su gran colega del Cusco Alfredo Espinoza, periodista y excelente locutor que se nos fue cuando tenía mucho que dar. Se desempeñó en esa época de gran camaradería que existía cuando estaban con vida Don Antonio Umbert Féllez y Nicanor Gonzales Vásquez, los fundadores de la Compañía Peruana de Radiodifusión S. A.

En la sala de Prensa de América
Al evocarlo en esta nota de nuestra remembranzas, sabemos que se está recuperando de una caída accidental y que lo tiene inhabilitado para caminar. Cuanto lo lamentamos. Lo importante es que ha dejado gratos recuerdos entre quienes lo tratamos. Lejos ya de esos programas sobre el seguimiento y desarrollo del terrorismo en el Perú, en los que dio muestras de una sapiencia admirable. Había que ser valiente para descubrir los vaivenes del narcotráfico en el Perú y que eran requeridos por interesados de América, Europa y Asia y que condensaba en especiales que marcaron época. Hoy nos tocó evocar al periodista Antonio Tineo Gamarra y que a través de su buena pupila supo descubrir nada menos que al famoso "Tío Johnny". Gracias.

domingo, 26 de enero de 2014

ALFREDO AGUIRRE Y HUGO DONAYRE MANRIQUE. NACIERON PARA EVOCAR RECUERDOS Y NOS UNIMOS EL 24 DE ENERO DE 2014 EN LINCE.

Hugo Donayre
En este blog de "Remembranzas" quiero dejar señalada mi alegría de haber vuelto a ver luego de muchas lunas, a mi amigo artista, en todo el sentido de la palabra, Manuel Alfredo Aguirre Zapata. Por el apellido, famoso con sus hermanos y que han logrado dejar en el disco temas inolvidables y de arraigo popular. Por ejemplo, ese "pegaditos" de polcas dedicado a los más famosos clubes del fútbol peruano. Culpable de lograr este reencuentro ha sido mi amigo Hugo Donayre Manrique y a quien, también hallamos en el mundo cibernético que nos domina. Hugo es en el Facebook uno de los más destacados referentes de la historia de nuestra canción criolla y cuenta con una excelente recopilación de sucesos y grabaciones musicales que comparte con todos sus buenos amigos.

Alfredo Aguirre
Hacía mucho tiempo que teníamos proyectado el vernos con Hugo. Leemos sus buenos aportes en su muro de Facebook y siempre tenemos la oportunidad de decir algo. Esa constante diaria hizo que alimentáramos la intención de un encuentro y en cierto modo reconocernos, puesto que existía un hecho anecdótico de la década de 1950 cuando al jovencito Hugo lo conminamos a ceder el asiento a una señora en el auditorio de Radio Victoria. Lo recuerda con mucho humor y lo comentamos con Alfredo en esta cita que pasa al "rincón de los recuerdos". Por supuesto que la "Cámara Viajera" empezó a funcionar desde el pitazo inicial en aquel chifa de Lince y que nos acogió con amabilidad. A un hombre que ama la pintura y la practica con devoción haciendo retratos al óleo, le hicimos esta toma y se le dedicamos con todo aprecio.

Hugo, Alfredo y José Carlos.
La cita fue a las dos de la tarde y llegamos al lugar convenido. Fue fácil reconocer a Hugo Donayre y nos dimos el abrazo correspondiente. Había que esperar a Alfredo que trataba de estacionarse por los alrededores. Mientras tanto buscamos el lugar del "manyute" y estaba cerca como ya lo indiqué. Debo agradecerle el CD que nos obsequió y que contiene una grabación de "Los Guajiros", célebre conjunto romántico que apareciera en la década de 1950 y con cuyos integrantes hicimos amistad, especialmente con Roberto Uceda y que integró nuestra agrupación orquestal. "Mar y Cielo" es lo que oyemos mientras hacemos este relato.

"Los Nuevos Aguirre"
Apenas hubo llegado Alfredo Aguirre y después del correspondiente abrazo efusivo, nos halagó obsequiándonos las primeras fotos de "Los Nuevos Aguirre" y que está conformado el trío con la primera voz de su encantadora hija Claudia, a quien, gracias a Hugo, pudimos apreciar cantando el vals "Las Grandes del Criollismo", inspiración de mi amigo en una actuación por Canal 7 TV. La otra voz es la de Enrique Aguirre, su hermano y dueño de gran talento y buen registro. Les auguro triunfos y se lo merecen. Seguirán siempre en nuestros recuerdos los originales y que ya son historia del criollismo peruano.

Alfredo luce muy emotivo.
Debo agradecer a Hugo Donayre el programa de "Los Embajadores Criollos" que viene en el CD que nos obsequió. Oír la voz de José Lázaro Tello en la presentación y que justo arranca con su característica famosa de "Viva lo Peruano". Pensar que por esos tiempos Alfredo Aguirre los veía ensayar, desde un lugar estratégico en "La Cabaña". Nos confesó que al observar al "Chino Alejandro", cimentó su dominio de la guitarra y que le serviría tiempo después para integrarse nada menos que a "Los Morunos" con Guillermo Medina y Manuel Ortiz. Suspira evocando esos lejanos años y las decenas de peripecias que vivió integrando la famosa agrupación.

Gracias Hugo y gracias Alfredo
Si bien es cierto que no conseguimos retribuciones económicas en este medio moderno, lo que nos agrada verdaderamente son estos reencuentros con grandes amigos, como lo son Hugo y Alfredo. Finalizamos en el Parque Castilla de Lince y al que concurrimos con nuestros nietos. Estas dos últimas fotos señalan lo dicho y les agradezco a ambos tamaña deferencia para con nosotros. Hay todavía mucho camino que recorrer y tanto Alfredo Aguirre, Hugo Donayre y quien realiza estas notas, estamos seguros que seguiremos aportando historias para las futuras generaciones. Gracias.

lunes, 30 de septiembre de 2013

EL DOCTOR CARLOS MANSILLA. NO EJERCE LA PROFESION DE LOCUTOR, PERO LA VIVE INTENSAMENTE. NUESTRO ETERNO AMIGO.

Carlos Mansilla
Rompo un compromiso con mi amigo el Dr. Carlos Mansilla Gardella, distinguido profesional del campo jurídico y que respeta mucho tal condición. Hace buen tiempo le dediqué unas palabras y evocando tiempos de gratas relaciones en la radio cuando la televisión no alcanzaba todavía las dimensiones que posee ahora. Lo recuerdo que fue en Radio Central, emisora que funcionaba en la calle Belén y por la que desfilaron las grandes estrellas internacionales como Miguel Caló y su Orquesta Típica Argentina, el "Dúo Buonno y Striano", cómicos de gran categoría y el famoso "Cuarteto Allegro", un deleite con la canción italiana. Tres ejemplos de un pasado glorioso de la radio y que esta televisión no puede superar. Se acabaron las buenas voces y quienes mantenían un nivel de lenguaje florido y ameno.

Pasión oculta: El micrófono
La suerte de conocernos ocurrió cuando hacíamos locución en "Central", en horas de la noche, y dos jóvenes bomberos de la Roma 2 nos visitaban y hacían compañía. Sucedió en ese entonces una empatía natural entre nosotros. Carlos Mansilla, locuaz y con unos inmensos deseos de usar el micrófono, en esos tiempos estudiante de Derecho en San Marcos, y que aceptaba lo entrevistara con gran solvencia. El otro amigo era Eduardo Regalado Vercelli, "yunta" hasta ahora de este magistrado. Muy simpático y divertido con sus trucos de magia. Los recuerdo como si fuera ayer. Llegamos a convertirnos en lo que jamás dejó de ser: amigos. Me confesaría Carlos que en esas noches, a nuestro lado, iba absorbiendo nuestras modestas técnicas de locutor y que, tiempo después, le sirvieron para incursionar en la radio.

Erudito en la música.
Diríamos que nos encontramos no sólo ante un profesional del micrófono, sino más bien, frente a un entendido comentarista de la música. Lo que se dice ya en terminología técnica, un "melómano". Amor a las melodías, al ritmo y a todos los secretos que iba descubriendo sin ser músico. Carlos Mansilla Gardella tiene esa virtud. Para quienes no nos conocen, este es un trato común entre nosotros. Dejamos de lado su otra faceta de jurista y opinamos sobre el locutor, el musicólogo, el artista que lleva dentro de su ser. Esta es una especie de cura a sus innumerables preocupaciones de abogado. Aquí funciona el dotado de ritmo y son. No pone vallas entre los diversos géneros musicales y se solaza comentando con gran gusto a tal o cual artista. Comentarios, la verdad, muy centrados y de buen gusto.

Nos habla de la cumbia.
Tiene otro colega y al que recuerdo en Radio América. El Dr. Ramiro Arriarán y que usaba otro nombre para aislarse algo de su  profesión de abogado. Se convirtió en una figura radial con muchos adeptos. Lo mismo experimentó Carlos Mansilla Gardella en las emisoras en las que demostró ser excelente Disc Jokey. Nos resulta difícil describirlo, porque una cosa es oírlo en la radio, y otra en la sala de un tribunal. Eso sí, respeta mucho su rango de jurista. Es que me doy esta confianza, abusando de su amistad. Entre nosotros no hay nada que se oponga a este sentimiento de casi hermandad que nos une. Hace una labor silenciosa y lejos del micrófono, que es su otra vida. Comenta con suma propiedad los eventos artísticos y consiguiendo datos realmente interesantes. 

Simpático señor Jurista
Puedo afirmar que es una fuente mayor de conocimientos para quienes empiezan en esta carrera maravillosa de la locución. Fechas, citas especiales y amplio saber histórico del artista. Quedamos asombrados de tantos datos y que de manera casi divertida, "cuelga" entre sus allegados para su deleite en contacto con la música. Por ejemplo, nos envió a través del correo, la historia de Roberto Carlos y con una información espectacular del artista. Ingresa a la línea de la salsa colombiana y nos daría la impresión que estamos con un erudito de ese país por todo lo que ha investigado y propone. Hay muchos ejemplos más. Nosotros también pensábamos que esos comentarios de sus correos eran pertenencia propia de quienes editaban tal o cual programa musical. Es su hobby.

Grato comentarista
Es por todo esto que reseño al Dr. Carlos Mansilla Gardella, el colega de la locución que ama y que no deja para nada. Quizá es su entretenimiento. Eso lo mantiene de buen carácter y muy lúcido para cuando debe asumir lo otro, tan serio como es ser jurista. Un locutor que sale de la rutina diaria y se introduce en el campo periodístico, pero sin desligarse de su vocación musical. Lo felicito y le pido me exonere de una reprimenda por comentarlo aquí. Es una virtud que lo enaltece, pero sobre todo, que lo dignifica y nos obliga a dedicarle este modesto recuerdo homenaje. Conservo un libro histórico sobre la radio y que tuvo la gentileza de obsequiarnos como muestra de su amor a la locución. Bombero, locutor y eminente jurista. Quedo corto para transmitir su innegable personalidad. Un gran abrazo, tocayo. Gracias.

martes, 19 de marzo de 2013

JOSE CARLOS SERVAN, MAESTRO DE CEREMONIAS POR 10 MINUTOS EN EL TEATRO MUNICIPAL DE LIMA. CONCURSO "MISS PERU". UN LLENO TOTAL.

Tarea de calma por 10 minutos
Lo que reseño enseguida, es algo que nos sucedió de manera imprevista en nuestro trajinar por los diversos escenarios en los que nos cupo la grata tarea de participar como locutor. La época es la de "Telecentro" y se trataba nada menos que la fecha final del Concurso de belleza "Miss Perú" del año. Cumplíamos con nuestra labor de locutor "off" en las presentaciones e igualmente la publicidad del programa. Encargada de esta transmisión, Panamericana Televisión. Por supuesto que esta señal iba a ser vista a nivel nacional e internacional. Fuimos citados a las 3 de la tarde y la hora estaba fijada para las 7 pm. Este tipo de programas necesitaba de antemano una serie de coordinaciones y el movimiento que se veía en aquel escenario era dramático. 

Por otro lado, algo bastante atractivo con las bellezas participantes en todo su esplendor. Lindas chiquillas en la edad de la flor y muy nerviosas. Ensayos y una serie de consejos a cada una de ellas por expertos. Observábamos todo con el entusiasmo que acompañaba el momento. Ultimos toques de la escenografía, los especialistas luminitos buscando los mejores ángulos y el director de cámaras ubicando a sus camarógrafos para que las tomas fueran perfectas. Lo cierto es que aquello era un laberinto y todo bajo telón cerrado. Así fue. Nada menos que en el escenario del Teatro Municipal, antes de aquel incendio que lo destruyera. Maquilladores, peinadores, coreógrafos y decenas de personas cumpliendo un rol diferente. 

Bellezas en el "Miss Perú".
Todo aquello lo observábamos con paciencia, hasta que nos correspondiera intervenir. Dos horas para el inicio del programa y aparecieron Zenaida Solís, Humberto Martínez Morosini y su hijo Roberto. Las horas avanzaban y a las 6 de la tarde se permitió ingresara el público y que, en cierto modo, no era el adecuado para el Teatro Municipal. Barras de candidatas y con un comportamiento alterado y que empezó a hacer sonar bocinas y arrojar objetos. Nos alcanzó las 7 de la noche y observábamos desde nuestros rincón, detrás de las grandes cortinas del teatro, cómo empezaban las silbatinas y protestas del público exigiendo el comienzo del programa. La verdad es que esa platea y el lugar del jurado elector no se sentían muy a gusto. Igual los colegas  animadores. 

Zenaida Solís se nos acerca y casi suplicante nos pidió salir al escenario y calmar al público. Tarea tremenda. Le dije: ¿Por qué no lo hace Humberto? Me contesto: Hazlo tú, por favor. La verdad que era un reto y como jamás hemos declinado a ello, en fracción de segundos tuve que ponerme en acción. La bulla era cada vez más alucinante. ¿Cómo ingresar y llamar su atención? Saqué la cabeza, tan sólo la cabeza, entre el cortinaje. Observé a la gente y nadie lo notaba. El bullicio continuaba y pude ver entre los del Jurado, repito, a Chabuca Granda, Enrique Escardó Vallejo de la revista "Gente", entre otros. Hasta que, como por arte de magia, el respetable guardó gran silencio. Fue algo inédito. Todos me observaban. Eran solamente mi rostro y mis anteojos gruesos. 

El gran Teatro Municipal.
Permanecí en esa posición por el tiempo de un minuto. Todos, absolutamente todos, hasta la orquesta, me miraban. Y decidí ingresar como un huracán y llegué a la pasarela. Pregunté, micrófono en mano, por la hora. La respuesta fue una silbatina gigante y el arrojo de papeles desde las galerías hacia la platea. Algo completamente fuera de lugar. Caminé como de retorno y fue allí en que reaccioné y los reté a demostrar de qué lado arrojarían más papeles. No se hizo esperar la respuesta y cayó de todo. Terminaron y les pedí que me oyeran. Les mentí con el cuento de que el peinador "Choco" no había terminado de acicalar a las bellezas y solicité una silbatina especial para él. Con las manos en alto pedí calma y los invité al silencio. Todos callaron y el Jurado nos observaba.

Les expliqué que el programa iba a empezar y necesitaba que este reflejara nuestra cultura. ¿Estamos de acuerdo? ¿Verdad? Todos respondieron ¡Si! Nada de fumar ni botar papeles, porque las cámaras iban a captar todo y había que emitir un programa que dejara en alto la cultura del país. Comenzaron a aplaudirme y fue entonces que le pedí a la orquesta, a mi señal y a modo de ensayo, una fanfarria. El director, excelente músico y colega, aceptó lo propuesto y tras esa acción, me retiré entre aplausos de un público más calmado y consciente. Se pudo llevar a cabo el concurso con toda normalidad y semanas después, me sorprendería una nota en la revista "Gente" que nos dedicara Enrique Escardó sobre este suceso. Gajes del oficio. Gracias.

lunes, 31 de diciembre de 2012

AQUELLOS FINES DE AÑO DE "CARLOS SERVAN Y SUS TECLAS". TIEMPOS QUE NO VOLVERAN. GRANDES FIESTAS DE AÑO NUEVO.

¡Qué fiestas!
Hoy que se va el 2012, permítanme añorar tiempos idos. Tuvimos la inmensa suerte de trabajar en lo que nos agradaba. Nuestro mundo era la locución, el radioteatro, la radio y la televisión. En 1970 se nos dio la oportunidad de amenizar bailes con nuestro Transicord, un acordeón electrónico que se amplificaba extraordinariamente con su "Farfisa" y adquiría matices de órgano computarizado. Una maravilla de instrumento y al que le sacamos todo el provecho posible. Nos deleitábamos tocando los temas bailables de moda y así armamos por primera vez "Los Galenos".

Con Manuel Revilla, su batería y ritmo, y con Roberto Uceda, gran guitarrista acompañante y cantor, amenizamos cualquier cantidad de matrimonios, cumpleaños, bautizos, bodas de plata, de oro y hasta "corte de pelo", una costumbre provinciana que consistía en detener el baile, para que los padrinos y la familia e invitados, cortaran el fino cabello de un niño por primera vez. Cada mechón tenía un precio y era de caballeros el afrontar dicho compromiso. Por suerte los de la orquesta no teníamos obligación del corte de pelo. Sólo debíamos conocer temas para los padrinos, los tíos, etc.

Así empezamos y llegó más tarde la ocasión de amenizar bailes de Año Nuevo y que, dada la escasez de grupos al gusto del cliente, los "caseritos" pagaban nuestros antojos y que para esa fecha subían nuestros honorarios una barbaridad. Los integrantes del conjunto, según su intrumento musical, se elevaban hasta un triple por hora. Gracias a Dios en poco tiempo habíamos logrado una cartera de clientes exclusiva y no nos permitían irnos a amenizar otras fiestas. Muy bien pagados, trago fino y buen "combate", de los mejores cheffs de aquel entonces.

Como anécdota les cuento que un presidente de un club social que festejaba el Año Nuevo en un balneario de lo más exclusivo, nos contrató desde Setiembre para este evento. Nos citó a su lujosa oficina y allí tratamos el precio. Quería que reforzáramos el grupo con más elementos y una gran amplificación. Para arreglar el alquiler del equipo de sonido le sugerí llamara a Santiago Silva y le inquiriera cuánto era el costo para Año Nuevo. Por supuesto que la cifra era realmente grande. Y aceptó. Nos dio el 50 % para separar el equipo y cheque en mano nos retiramos.

Habíamos estado en el centro de Lima y nos dirigimos a Paruro, el centro de equipos para grupos musicales. Repito, era Setiembre. Indagamos por el precio del mejor amplificador y sus parlantes, probamos el sonido y era espectacular. ¿El precio? Algo más  de lo que poseíamos como anticipo de la fiesta de Año Nuevo. Le hablé al administrador y le dije cuánto era "cash".  Me preguntó ¿Tiene el dinero? Si, le respondí. Me hizo un 20% de descuento. Lo adquirí y por gracia de Dios, ya tenía equipo de sonido propio. Subieron mis honorarios desde ese Setiembre y a esperar el 31 de Diciembre.

No me lo había imaginado nunca. Sin malicia y honradamente seguí actuando por muchos años y amenizando las mejores fiestas de la sociedad limeña. Por supuesto que tembién nos dábamos el gran gusto de tocar en reuniones familiares y a todo precio. Nos adecuábamos con el fin de no dejar una sola semana de actuar. Agradezco a mis bateristas Raúl Sáenz, Oscar Cornejo Purilla "Papi", Alfonso Juárez, Fernando Bolarte "El Dolton", Daniel Estrada "Carita" y otros. Mi cantor Lucho Vivar y todos los "palo blancos" que se adecuaron al grupo. Tiempos que no volverán y recuerdo con mucha nostalgia. ¡Viva el Año Nuevo! Gracias.

viernes, 28 de diciembre de 2012

¡INOCENTE!... LAS BROMAS DEL 28 DE DICIEMBRE EN RADIO VICTORIA. CAÍMOS TODOS.

¡Inocente!
No podemos olvidar lo crédulos que éramos de joven. La fecha 28 de Diciembre, en el calendario del catolicismo "El Día de los Santos Inocentes", se prestó, por tradición, a una serie de bromas que hoy trataremos de evocar. De nuestra juventud y épocas en la radio Victoria. Históricamente viene a mi memoria Orson Welles, el actor que, a través de la radio, sorprendió a sus oyentes anunciando que la Tierra había sido invadida por extraterrestres. "La Guerra de los Mundos" se hizo en radioteatro y causó terror en los oyentes de aquellos tiempos en un Hallowen". Welles, tuvo que pedir disculpas. 

Esta historia se repitió en Sudamérica y fue Radio Quito del Ecuador la que hizo lo mismo con un resultado trágico de 5 muertes. La gente reaccionó contra la emisora y ocasionó un incendio en el local del diario "El Comercio" en donde esta funcionaba. Para el 28 de Diciembre en Lima, José Eduardo Cavero, muy amante de hacerle bromas a sus secretarias y actrices, las esperaba en el hall de Radio Victoria en "La Cabaña" y muy serio, las enviaba a los teléfonos de su oficina con el cuento de que tenían llamadas de emergencia. Salían sorprendidas y Cavero les decía sonriente: ¡Inocentes!

También por esos años de la década del 50, recuerdo que en Radioperiódico "El Mundo", tuvimos que leer con Alberto Arenas, noticias sorprendentes como la "Llegada de naves extra terrestres por el Morro Solar". Otra: "Que el edificio del Ministerio de Educación de la Colmena, se había inclinado unos grados y esto era un peligro".  Otra broma y que causó el enojo de Armando Ortiz Lambert, fue que la radio anunciaba su próximo matrimonio con una dama incógnita". Las llamadas a la radio se hicieron frecuentes e interminables y la orden era responder: ¡Inocentes!

José Eduardo Cavero
Tanto a Alberto Arenas y a mi, nos "agarró" con lo mismo del teléfono. Y estas bromas continuaron durante todo el día, tanto es así que, imitando lo de Orson Welles, se interrumpió un programa de auditorio para emitir el flash: "Entramos en conección con el Morro Solar de Chorrillos. Desde allí nuestro corresponsal Marco Antonio Castro, nos informará acerca de la llegada de los marcianos. Adelante Marco Antonio". Entonces el colega leía todo un relato escrito por Cavero, entre ruidos que afectaban la transmisión y hacían difícil la recepción, hasta que esta se cortó.

Era increíble la cantidad de llamadas a los teléfonos de la radio. Se habían habilitado hasta los de las oficinas de gerencia. En realidad estaban en funcionamiento todas líneas telefónica de Radio Victoria. Ya lo saben. La respuesta era ¡Inocentes! Por supuesto que las secretarias que atendían las llamadas, tuvieron que soportar cada grosería de los crédulos oyentes. Fue esto que les comento una sola vez durante el tiempo que laboré en esa querida emisora. Los diarios "La Crónica" y "Última Hora" nos regalaron al día siguientes con notas muy halagüeñas sobre estas bromas del Día de los Inocentes.

No puedo precisar si en otras radios se hizo lo mismo. La verdad es que las bromas se repetían por doquier y esos lapiceros mágicos que manchaban la ropa y los escritos, estuvieron muy de moda. Aquello de "te llaman por teléfono", era lo más habitual. Los "regalitos" en papel especial, te sacaban de tus casillas y eras capaz de convertirte en asesino. Recuerdo que en Canal 4, hubo un bromista que se la hizo a un "creído" animador y en caja muy perfumada con envoltura de regalo, le hizo llegar una cantidad increíble de cucarachas que "para qué te cuento". Gracias.