viernes, 6 de noviembre de 2015

REMEMBRANZAS DEL 25 DE SETIEMBRE 2015. TUVIMOS SORPRESAS. GRAN REGALO DE AMISTAD CON ALFREDO AGUIRRE, MANUEL ORTIZ Y ROBERTO UCEDA.

¡Feliz cumpleaños abuelito!
Estábamos dejando pasar mucho el tiempo y es costumbre nuestra citar lo que nos sucede en cada cumpleaños. Este 2015 celebrábamos los 81 años de edad y como siempre, agradecidos a Dios nos regale un año más de vida. Lo que sucede dentro nuestro es irreversible. Ya no podrá ser igual el recibir un poco más de vida con la ausencia de mi Antonieta. Vendría a ser el segundo año, porque nos dejó el 8 de Mayo de 2013. Y surgió la invitación de Juan Carlos, mi hijo, que me invitó a pasarlo en su casa de Lince. Amante de las parrilladas y ahora con su "cilindro" dando la hora. Era también motivo especial de festejarlo al lado de Alejandra y Joaquín, nuestros adorados nietos, que nos ayudaron a apagar las velitas.

Gracias Carlos Morán Euribe.
Como siempre pasamos la voz a nuestros hermanos César y Erwin. Hernando no podía, porque en Surquillo es el que ayuda a María, el tronco mayor, lamentablemente postrada por su larga edad. ¿Alguien más de la familia? ¡Claro! Mi sobrino José Carlos, nuestro ahijado Pepe. Teníamos en mente a Manuel Acosta Calderón, pero había escaleras y hasta el cuarto piso, la terraza donde reside mi hijo, era casi un imposible la subida. Más bien estuvo el "pato" Roggero, amigo desde Radio Victoria e infaltable a estas citas. Ya, con la debida anticipación, habíamos pasado la voz a Carlos Morán Euribe que, a pesar de sentirse afectado de salud, nos regaló con su presencia gratísima. Gracias tocayo.

Gonzalo Chávez, Juanita, Roberto Uceda, Alfredo
Aguirre, Erwin, César, Manuel Ortiz, Pepe Serván
Hamilton Zevallos y Guillermo "Willy" Roggero.
Desde nuestro lugar de residencia nos debían acompañar Gonzalo Chávez Rondón y Hamilton Zevallos Trujillo, viejos amigos y grandes vecinos. Entonces se convertían en la "embajada" de Santa Isabel. Y allí estuvieron para darnos esta sana alegría. Otro invitado y que jamás deja de asistir a mi cumpleaños es Jaime Pizarro Arquíñigo y que estuvo presente en Lince, pero se olvidó de la dirección y, según nos expresó al día siguiente, tuvo que retornar a su Huaral querido. Vendría dos días después a nuestra casa con sus salchichas huaralinas, el clásico relleno y los alfajores de Elguera que sabe son nuestra delicia. Fue objeto de una atención especial por parte de Juanita.

Gracias Alfredo Aguirre Zapata.
Queríamos también contar en esta ocasión con la presencia de Alfredo Aguirre Zapata. amigo de muchos años en nuestra carrera radial. Desde que integraba "Los Morunos" y algún domingo nos dimos cita en un partido de fulbito en Maranga. ¡Que mejor ocasión la presente! Además, más cerca y en Lince. Tuvimos ya anteriormente encuentros especiales con Hugo Donayre Manrique, amigo de la radio y que también extrañamos. Tenemos nuestra guitarra, pero Alfredo prefirió venir con la suya. Habíamos comprometido también al tío Roberto Uceda, amigo querido y que integrara el recordado cuarteto "Los Guajiros" y que también se hizo llegar.

Alfredo Aguirre, Manuel Ortiz y Roberto Uceda.
¡Muchas gracias, muchachos!
La sorpresa nos la dio Manuel Ortiz, la primera voz de "Los Morunos" y que, previo acuerdo con Alfredo Aguirre, se había comprometido a hacernos este regalo. Tuvimos entonces un trío romántico conformado por tres hermanos del arte: Ortiz, Uceda y Aguirre. Cantaron y fueron el deleite de la reunión. Disfrutaron de la parrilla, donde Juan Carlos y Juanita se encargaron de atendernos con toda su gran voluntad. Mechita, mi nuera querida, se hallaba en su centro de labores, pero ya en horas de la noche se encargó de hacernos soplar las velitas de una rica torta y bien acompañado de nuestros nietos Alejandra y Joaquín. También se quedaron César Augusto y Luis Eduardo.

Gracias Mechita por la torta.
Día 25 de Setiembre cayo viernes y extrañamos a Zoila Gabriela y Raúl. Obligaciones de trabajo les impidieron llegar. Recibimos infinidad de saludos por el Facebook y eso fue muy alentador. Por allí los saludos de Elena y Marivel Castro Salas. También hubo saludos por teléfono de Sergio Castro Requejo y la tía Edita, aunque nos hubiera agradado tenerlos en la reunión. Esta es la remembranza de mis 81 años y aprovecho en  agradecer las buenas voluntades y en especial el cariño de mis hijos y nuestros nietos. Fue como estar en casa. Una invocación a Dios para que cubra con su manto de protección a todas nuestras amistades y familia. La torta estuvo riquísima.

Juanita se la pasó atendiendo.
Comparto con ustedes estas fotos que captamos con nuestra "Cámara Viajera" y con todos los asistentes que nos acompañaron el 25 de Setiembre. A la derecha está Juanita, que se batió solita y fue de gran ayuda para el "Cheff Pachín". El "pato" Roggero siempre alegre levanta los brazos. El 26 cumplían años también Alfredo Aguirre Zapata y nuestro hermano Luis Eduardo. Hubo dedicación, buenos deseos para ambos y el cumpleaños feliz. Podemos observar en primer plano a César Augusto Serván y tras de nosotros a Gonzalo Chávez, Willy Roggero, Luis Eduardo y Pepe Serván Miranda, nuestro sobrino y ahijado.

Alfredo y Manuel: ¡AMIGOS!
Alfredo Aguirre y Manuel Ortiz. poniéndose de acuerdo en el tono y regalarnos temas inolvidables como aquel tango de Gardel y Le Pera: "Volver". Lo coreamos todos.  Tuvo un efecto sentimental en los eternos amigos. El reencuentro de Alfredo y Manuel fue de gran impacto en nuestra reunión. Ambos fueron integrantes originales de "Los Morunos" y a pesar de cada cual hacer su historia, mantienen viva esa llama de amistad que los distingue y une  cada vez más. Nuestra felicitación sincera a este par de muchachos que, a través de la música, saben honrar la palabra "Amigos". 

Gracias Juan Carlos  Serván Bernales por el regalo.
En horas más tarde nos cantaron el Happy Berthey y allí compartimos la torta y un lonchecito de primera. Se quedaron Gonzalo, Willy Roggero, César y Luis Eduardo. Dos días después, tuvimos que lamentar el mal estado de salud de nuestro hermano César Augusto y que fue operado de emergencia de una apendicitis aguda en el Hospital Rebagliatti. Ya pasó, gracias a Dios, el susto y dio motivo para que nuestro sobrino César llegara desde Suiza y le brindara las atenciones que lo han rehabilitado. Por todo lo sucedido: MUCHAS GRACIAS.

Foto tomada por Mercedes Castro, mi querida nuera. Gracias.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

APARICIO NASPÁN, EL POPULAR "HUAYCOLORO" Y ENGREÍDO DE LAURA BOZO.

Aparicio Napán
Lo traemos a este blog, porque en estos últimos tiempos lo hallamos opinando a través de su muro de Facebook. Es el mismo de antes. Hablador, notorio en todo y metiendo la cuchara hasta en la sopa. Agradable en el buen sentido de la palabra. Leo su muro y cuenta sus vivencias familiares y es todo un relator de su propia historia. Es otro de los personajes extraídos de nuestras evocaciones del Canal 4, aquel en el que dejamos desde 1970, parte de nuestra vida. Aparicio se las ingenió para ingresar a laboran en América Televisión. Lo recordamos cuando honradamente se ganaba sus centavos como lustrador de "chuzos" en la esquina de Panamericana Televisión.

Posando con el famoso "Kiko".
Conseguiría "chamba" luego en el recordado "Todo Sucio", un reataurante muy concurrido por la gente de ambos canales. Tiempo después y gracias al chino Virhuez, primo de Pablo Shiroma, el pagador, halló ocasión de entrar al Cuatro y conversó con Lucho Carnero, toda gente de personal y que le dijo ya no estaba el "burro" Cáceres en la jefatura. Este señor le tenía mucha simpatía. Fue reemplazado por José Mancuzzi. Lo cierto es que se aventó a pedir trabajo y en lo que sea. Lo aceptaron y debutó de "mozaico" en la cafetería de nada menos que Mauricio Arbulú. Bien al uniforme de camisa blanca, michi y pantalones negros, se paseaba por los pasillos del Canal 4.

Un luchador en la vida.
Imaginemos a este muchachito codo a codo con los ejecutivos del canal y ganándose sus simpatías por su alegre y movido comportamiento. Todo un personaje que nos es grato reseñar. Aparicio Napán se conocía las últimas y era un correo humano que difundía las "primicias" a su gallada. Nuestro extrañado canal 4 era bastante amplio y en cada piso existía un jefe que necesitaba tomarse su café. A "locución" jamás llevó ni té. Miento. Nos cruzamos por el camino y me obsequió una servilleta. ¡Buena gente! Aquella su inquietud y deseos de progresar lo llevaron a pedir una oportunidad al jefe de personal. Había que empezar de abajo.

Buen padre y mejor abuelo.
Llegó a los llamados estudios y fue observando el trabajo de los camarógrafos, luminitos y coordinadores. Por supuesto que también se ganaba alguito viendo dirigir los programas, a cargo de famosos productores. Empezó como ayudante de cables o el encargado de guardar cámaras y todo el elemento mecánico de cada producción. Avanzó veloz. Pidió estudiar y concurrió a charlas que los capos supieron regalarle. Tenía Aparicio Napán muchas cualidades y entre ellas el querer progresar. Lo obtuvo y se cuadró finalmente frente a una cámara, a la que tenía que conocerla al derecho y al revés. Especialmente las tomas. Saber captar las órdenes del director y preciso en cada una de ellas.

Recuerdos con "Raphael".
Se había convertido de la noche a la mañana en un excelente camarógrafo. Nacía así el querido "Huaycoloro", chapa que alguien le puso, porque vivía en una zona de nuestra Lima denominada así. Nombre de un río que causó problemas en otra etapa del "Niño". Fue el engreído de Laura Bozo y esta mujer le agarró tal confianza que hasta quiso llevárselo a México. No pasó, porque Aparicio Napán se sentía más seguro en casa, al lado de los suyos y finalmente, fuera de esta actividad, dedicado a las filmaciones. En grandes rasgos, una reseña que espero agrade. Gracias.