jueves, 12 de abril de 2012

RICARDITO FLORES. SIEMPRE RECORDADO COMO "CALAVERITA CARIÑOSA". TRABAJÓ EN RADIO AMÉRICA COMO ACTOR Y LOCUTOR.

"Calaverita Cariñosa".

Gracias a las conversaciones que mantenemos con Eduardo Navarro Carrión, el famoso y recordado por nosotros como "El Reporter Esso", hoy viene a nuestra memoria un personaje muy especial y querido. Se trata de "Ricardito" Flores. Disculpen el diminutivo. En nuestra Lima se trata de esa forma  a los seres por los que sentimos un aprecio fraterno. Un amigo de toda la vida y con un carácter muy  singular y controvertido. Lo conocimos desde que laboraba en Radio América en el Jr. Ocoña.

Ni se pensaba en la televisión. Los años 50 del anterior siglo. De buena voz, pinta de galán y muchos lo veían muy parecido a Douglas Fairbanks, el famoso actor del cine de Hollywood. Como casi todos los locutores de esa época, también incursionaba en el radioteatro.  Muy hablador y sumamente halagüeño con todos. Bohemio y de los notables. Con salidas hilarantes y ocurrente sobre todo para las huidas cuando no había forma de saldar las cuentas abiertas. Todo un simpático profesional.

Lo gocé una noche que salimos de Radio Central y anclamos en la famosa boite Embassy en la Plaza San Martín. Además de gozar del espectáculo con buenos artistas y bellas bailarinas, "Ricardito" solía hacer brindis por la amistad y pidió en esa ocasión "Champgne Francés".  Cuando el mozo nos trajo la cuenta y se advirtió que se debía una botella, le aclaró al mozo que él jamás pidió tal vino. Con notable desparpajo aludió que había solicitado "Pan Francés". Todos reímos con su ocurrencia.

Parte superior: el primero de la izquierda es Ricardito 
Flores. Abajo la dama de lentes es Alicia Lizárraga y yo. 
Taller de Locución en nuestro período Presidente ALP..
No se quién lo bautizó con el apelativo de "Calaverita Cariñosa" y que fue muy bien aplicado en el caso de este amigo que nos envuelve en esta remembranza. En esa etapa de juventud que no dura, siempre se mostró alegre. Una sonrisa y un "floro" impresionantes. Muy carismático y divertido. Caía bien en todas lasa mesas y estuvo vinculado mucho con Pepe Arguelles y Roberto Vargas, dos personajes cuyas voces me son inolvidables. Este trío era de temer y jamás dio su brazo a torcer.

Ricardo Flores, era de poco durar en los turnos que conseguía en las radios. Fue su personalidad y su carácter algo movido, los que lo impedían. En Radio América, la hermana mayor de Canal 4, tuvo sus mejores faenas. También encontró ubicación ya en años mayores como Productor en los programas de televisión. Quizá los años lo hicieron reflexionar, pero hubo siempre un algo que le impedía lograr sus nuevas aspiraciones. No las aprovechó y su talento creativo se perdió en el Jr. de la Unión.

Se dedicó a pintar rostros y dibujos en el centro de Lima. Su atelier y su chispa de caballero elegante le conseguía personas que posaban para él. Lo gratificaban porque los dibujaba "bellos". Secreto que sólo yo sabía y me consolaba viéndolo en su faceta final. La última vez que lo vimos, fue cuando acudió a un Taller de Locución que dimos en el Hotel Riviera y pidió un cupo para su hija. La única foto que logramos nos acompaña en esta reseña de Ricardito Flóres, el siempre recordado "Calaverita cariñosa" que estará dibujando a los ángeles, más bellos de lo que son. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario