domingo, 19 de diciembre de 2010

PERICO "EL PALO BLANCO". ¡GRAN PERSONAJE EN LAS ORQUESTAS!

Tomemos esta reseña con buen sentido del humor. En el caso nuestro, de agrupaciones pequeñas que no pasábamos más allá del Trío, un guitarrista bastaba como fondo armonioso o sencillamente para el "vacileo" de rigor, es decir, aquellos intermedios de una guaracha en los que el artista luce sus habilidades de crear melodías sincopadas y hacer "mover el esqueleto". Una forma de ganar tiempo y hacer que las horas corran y corran sin cesar. Yo tuve en "Pitota" Monteodoro, un especialista.

La otra base es el percusionista. El baterista, el dueño del ritmo. El hombre que se adapta a todos los compases y le pone sabor a la música. Mi homenaje en el recuerdo a Manuelito Revilla, Don Raúl Sáenz, a Fernando Bolarte "el Dolton", a "Papi" Oscar Cornejo y otros malabaristas de las tarolas, timbales y demás accesorios de percusión. Mi trío tenía como base nuestro Acordeón, el de fuelle o el Transicord, casi un órgano electrónico. Una amplificación adecuada era suficiente para alegrar "el tono", sea cual fuera la celebración.

Hay un "paloblanco"
Toca ahora citar al "Palo Blanco". En otras palabras un "fono mímico musical". Un individuo que tiene como misión "agrandar" la orquesta. Aquí están, con el respeto debido a los buenos instrumentistas, las "claves", las "maracas", las "panderetas" y hasta el "coro". El secreto es saber llenar el escenario. Los bailarines y otros animadores del espectáculo, complementan esta sensación. Nada que ver con las verdaderas Orquestas, las que poseen instrumentos de cuerda, de viento y se rigen por el pentagrama.

Generalmente el "palo blanco" se empleaba en los tradicionales bailes de Año Nuevo. Lo incluíamos grupos base, como el nuestro y que, a pedido del contratista, debíamos llenar la vista de la concurrencia. No fue costumbre nuestra y nos sucedió en una amergencia en la que irresponsáblemente nos dejaron solos. Nos habían plantado los músicos contratados y tuvimos que recurrir a los "palo blancos", siempre dispuestos a gozar de una gran fiesta, por la propina y "el combo" (la cena).

La trompeta.
La base instrumental estaba garantizada por el Trío. Evoco y sonrío al recordar a "Perico", no tiene sentido saber sus apellidos. Un "palo blanco" profesional. Nos pidió una guitarra eléctrica o "bajo" y se convirtió en el dueño del escenario. Su instrumento era mudo, sin conexión a los amplificadores. El Transicord, mi acordeón electrónico, tenía imitaciones de guitarra y sus bajos, la mano izquierda, verdadero contrabajo. La misión de "Perico", la "fonomimia" del guitarrista salsero o el de rock.

Había que verlo en escena. Movimientos de Elvis Presley, su guitarra y contorsiones. Espectacular en "Al Compás del Reloj". Deslumbraba al público y se hacía apludir. En síntesis, ¡la estrella de la noche! Obtenía su pago con todo derecho. Era el que más disfrutaba del "menú" y los "tragos". De buena presencia y en criollo, "un verdadero sinverguenza". ¡Un "PALO BLANCO" profesional! Años que no veo a "Perico" y desde estas mis reseñas ligadas al Acordeón y la Música", mi admiración y respeto. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario