lunes, 31 de diciembre de 2012

AQUELLOS FINES DE AÑO DE "CARLOS SERVAN Y SUS TECLAS". TIEMPOS QUE NO VOLVERAN. GRANDES FIESTAS DE AÑO NUEVO.

¡Qué fiestas!
Hoy que se va el 2012, permítanme añorar tiempos idos. Tuvimos la inmensa suerte de trabajar en lo que nos agradaba. Nuestro mundo era la locución, el radioteatro, la radio y la televisión. En 1970 se nos dio la oportunidad de amenizar bailes con nuestro Transicord, un acordeón electrónico que se amplificaba extraordinariamente con su "Farfisa" y adquiría matices de órgano computarizado. Una maravilla de instrumento y al que le sacamos todo el provecho posible. Nos deleitábamos tocando los temas bailables de moda y así armamos por primera vez "Los Galenos".

Con Manuel Revilla, su batería y ritmo, y con Roberto Uceda, gran guitarrista acompañante y cantor, amenizamos cualquier cantidad de matrimonios, cumpleaños, bautizos, bodas de plata, de oro y hasta "corte de pelo", una costumbre provinciana que consistía en detener el baile, para que los padrinos y la familia e invitados, cortaran el fino cabello de un niño por primera vez. Cada mechón tenía un precio y era de caballeros el afrontar dicho compromiso. Por suerte los de la orquesta no teníamos obligación del corte de pelo. Sólo debíamos conocer temas para los padrinos, los tíos, etc.

Así empezamos y llegó más tarde la ocasión de amenizar bailes de Año Nuevo y que, dada la escasez de grupos al gusto del cliente, los "caseritos" pagaban nuestros antojos y que para esa fecha subían nuestros honorarios una barbaridad. Los integrantes del conjunto, según su intrumento musical, se elevaban hasta un triple por hora. Gracias a Dios en poco tiempo habíamos logrado una cartera de clientes exclusiva y no nos permitían irnos a amenizar otras fiestas. Muy bien pagados, trago fino y buen "combate", de los mejores cheffs de aquel entonces.

Como anécdota les cuento que un presidente de un club social que festejaba el Año Nuevo en un balneario de lo más exclusivo, nos contrató desde Setiembre para este evento. Nos citó a su lujosa oficina y allí tratamos el precio. Quería que reforzáramos el grupo con más elementos y una gran amplificación. Para arreglar el alquiler del equipo de sonido le sugerí llamara a Santiago Silva y le inquiriera cuánto era el costo para Año Nuevo. Por supuesto que la cifra era realmente grande. Y aceptó. Nos dio el 50 % para separar el equipo y cheque en mano nos retiramos.

Habíamos estado en el centro de Lima y nos dirigimos a Paruro, el centro de equipos para grupos musicales. Repito, era Setiembre. Indagamos por el precio del mejor amplificador y sus parlantes, probamos el sonido y era espectacular. ¿El precio? Algo más  de lo que poseíamos como anticipo de la fiesta de Año Nuevo. Le hablé al administrador y le dije cuánto era "cash".  Me preguntó ¿Tiene el dinero? Si, le respondí. Me hizo un 20% de descuento. Lo adquirí y por gracia de Dios, ya tenía equipo de sonido propio. Subieron mis honorarios desde ese Setiembre y a esperar el 31 de Diciembre.

No me lo había imaginado nunca. Sin malicia y honradamente seguí actuando por muchos años y amenizando las mejores fiestas de la sociedad limeña. Por supuesto que tembién nos dábamos el gran gusto de tocar en reuniones familiares y a todo precio. Nos adecuábamos con el fin de no dejar una sola semana de actuar. Agradezco a mis bateristas Raúl Sáenz, Oscar Cornejo Purilla "Papi", Alfonso Juárez, Fernando Bolarte "El Dolton", Daniel Estrada "Carita" y otros. Mi cantor Lucho Vivar y todos los "palo blancos" que se adecuaron al grupo. Tiempos que no volverán y recuerdo con mucha nostalgia. ¡Viva el Año Nuevo! Gracias.

viernes, 28 de diciembre de 2012

¡INOCENTE!... LAS BROMAS DEL 28 DE DICIEMBRE EN RADIO VICTORIA. CAÍMOS TODOS.

¡Inocente!
No podemos olvidar lo crédulos que éramos de joven. La fecha 28 de Diciembre, en el calendario del catolicismo "El Día de los Santos Inocentes", se prestó, por tradición, a una serie de bromas que hoy trataremos de evocar. De nuestra juventud y épocas en la radio Victoria. Históricamente viene a mi memoria Orson Welles, el actor que, a través de la radio, sorprendió a sus oyentes anunciando que la Tierra había sido invadida por extraterrestres. "La Guerra de los Mundos" se hizo en radioteatro y causó terror en los oyentes de aquellos tiempos en un Hallowen". Welles, tuvo que pedir disculpas. 

Esta historia se repitió en Sudamérica y fue Radio Quito del Ecuador la que hizo lo mismo con un resultado trágico de 5 muertes. La gente reaccionó contra la emisora y ocasionó un incendio en el local del diario "El Comercio" en donde esta funcionaba. Para el 28 de Diciembre en Lima, José Eduardo Cavero, muy amante de hacerle bromas a sus secretarias y actrices, las esperaba en el hall de Radio Victoria en "La Cabaña" y muy serio, las enviaba a los teléfonos de su oficina con el cuento de que tenían llamadas de emergencia. Salían sorprendidas y Cavero les decía sonriente: ¡Inocentes!

También por esos años de la década del 50, recuerdo que en Radioperiódico "El Mundo", tuvimos que leer con Alberto Arenas, noticias sorprendentes como la "Llegada de naves extra terrestres por el Morro Solar". Otra: "Que el edificio del Ministerio de Educación de la Colmena, se había inclinado unos grados y esto era un peligro".  Otra broma y que causó el enojo de Armando Ortiz Lambert, fue que la radio anunciaba su próximo matrimonio con una dama incógnita". Las llamadas a la radio se hicieron frecuentes e interminables y la orden era responder: ¡Inocentes!

José Eduardo Cavero
Tanto a Alberto Arenas y a mi, nos "agarró" con lo mismo del teléfono. Y estas bromas continuaron durante todo el día, tanto es así que, imitando lo de Orson Welles, se interrumpió un programa de auditorio para emitir el flash: "Entramos en conección con el Morro Solar de Chorrillos. Desde allí nuestro corresponsal Marco Antonio Castro, nos informará acerca de la llegada de los marcianos. Adelante Marco Antonio". Entonces el colega leía todo un relato escrito por Cavero, entre ruidos que afectaban la transmisión y hacían difícil la recepción, hasta que esta se cortó.

Era increíble la cantidad de llamadas a los teléfonos de la radio. Se habían habilitado hasta los de las oficinas de gerencia. En realidad estaban en funcionamiento todas líneas telefónica de Radio Victoria. Ya lo saben. La respuesta era ¡Inocentes! Por supuesto que las secretarias que atendían las llamadas, tuvieron que soportar cada grosería de los crédulos oyentes. Fue esto que les comento una sola vez durante el tiempo que laboré en esa querida emisora. Los diarios "La Crónica" y "Última Hora" nos regalaron al día siguientes con notas muy halagüeñas sobre estas bromas del Día de los Inocentes.

No puedo precisar si en otras radios se hizo lo mismo. La verdad es que las bromas se repetían por doquier y esos lapiceros mágicos que manchaban la ropa y los escritos, estuvieron muy de moda. Aquello de "te llaman por teléfono", era lo más habitual. Los "regalitos" en papel especial, te sacaban de tus casillas y eras capaz de convertirte en asesino. Recuerdo que en Canal 4, hubo un bromista que se la hizo a un "creído" animador y en caja muy perfumada con envoltura de regalo, le hizo llegar una cantidad increíble de cucarachas que "para qué te cuento". Gracias.

lunes, 17 de diciembre de 2012

RECORDANDO A MARUJA VENEGAS. MIS TIEMPOS DE NIÑEZ Y APRENDIZAJE. ES DE LOS LOCUTORES NUESTRA GRAN MAESTRA.

Maruja Venegas
Hace diez días celebrábamos el Premio Guinnes que se le otorgó a Maruja Venegas Salinas. El tiempo siempre pasa volando y del siglo pasado a la fecha, los cambios son notables. En la Misa del Día del Locutor, nos reencontramos viejos amigos. Siempre existimos gente que se sorprende de la "vejez" de otros, como si el tiempo no nos hubiera causado su efecto. En esto somos realistas. Lo comentamos con cierto humor y de forma risueña. Observaciones como la que sigue: "Mira, mira José Carlos. Allí llega Maruja Venegas. ¡Qué viejita que está!". Y es un señor que me lleva diez años de edad, pasando los 88. La Asociación de Locutores del Perú siempre ha tenido como tradición en esa fecha, realizar la Misa en Santo Domingo. Mayormente, lo digo sin ánimo de criticar, cumpliendo un protocolo social. En cambio Maruja es una persona fervientemente católica y piadosa.

En Radio Club Infantil
Tdo esto, que parece anecdótico, me da pie para recordarla en sus tiempos de "Radio Club Infantil" y en la desaparecida Radio Mundial.  Me acuerdo de  Víctor Pajuelo, el operador de audio y que para cuidar su terno, utilizaba un mandil color "caqui", impecablemente planchado, semejante a los uniformes "Texoro" de los escolares de los años 50. Todo el mundo vestía elegante. Siempre con una buena corbata y pañuelo en el saco. El fue operador de Marujita y vivía feliz. Ignoramos hace mucho tiempo de su vida. Siempre sonriente y mostrando el oro en uno de sus dientes. A los hermanitos César y Carlos Serván Meza los llevaban María o Angel, nuestros mayores o mamá y papá. Había que estar al día en las tareas del colegio y era impresionante la admiración que sentíamos por muchos de los niños artistas y entre ellos de la abuelita de mis nietos. Por supuesto que en esos años no existían aquellos sentimientos.

Un "Día del Locutor".
Me hizo recordar una vez Alfredo Kato, periodista del "Comercio", las colas de niños que se formaban en el Jr. de la Unión, antes de ingresar al auditorio de Radio Mundial. No se permitía a quienes no estuvieran correctamente vestidos. Calzado bien lustrado, camisa limpia, etc. Casi un colegio. Luego se repartían algunas golosinas en la espera y en especial unos tarritos de Leche Condensada Nestlé o una gaseosa de moda. No podían faltar las galletas de soda y otras golosinas. Todo ello muy bien dirigido por Maruja. Vivía su actividad y no permitía la más mínima falta. El ingreso era en orden y ¡pobre del que rompía la regla! Se quedaba fuera así llorara. Pero esto no era frecuente. La señorita Maruja Venegas tenía el respeto absoluto de un público perteneciente a otras realidades que hoy se extrañan en nuestra Lima querida. Para nosotros estar en el auditorio, era un premio mayor. 

Arturo Pmar
Antes del desfile de los niños artistas, llegaba el saludo de Maruja y la representación radioteatral de algún personaje de nuestra historia o el Santo del día. Su voz tenía una sonoridad que llegaba a todos de manera natural. No existían los equipos de sonido de hoy y el volumen era limitado. Ella se hacía oír y todos guardaban silencio. Por favor, no vayan a confundir que estábamos en un cuarte o convento de monjas. ¡No! Se respiraba amor hogareño. ¡Qué voz la de Marujita! Potente y con una dicción incomparable. Siempre teniendo a la Virgen de Fátima, como la  protectora de sus niños. El "Grupo Alborada" lo integraban actores juveniles y niños. Entre ellos Arturo Pomar, al que apreciamos en la foto de la derecha. Fue un triunfador en la radio y la televisión. También hacía locución y presentaciones otro elemento apellidado Zubizarreta, que teniendo grandes condiciones para la locución, optó por otra profesión.

Yolanda Parodi y la ALP.
Entonces se iniciaba el radioteatro y destacaba la voz de Yolanda Parodi, dama del micrófono a la que en nuestro tiempo de dirigente de la ALP, rendimos homenaje en diversas ceremonias. Se nos fue de la memoria decir que allí se enamoró Pomar de una de las hermanitas Baldovino, chiquillas bailarinas, y con la que formaría después su hogar. "Chicho" Gordillo, imitador infantil, también intervenía en ese elenco que jamás hemos olvidado los que vivimos esta historia de Radio Club Infantil. Sabíamos que estaba en Lima y fue nuestro deseo ubicarlo para traerlo a la gran ceremonia de entrega del documento que la nombraba como ganadora del Premio Guinnes. Hubiera sido muy emocionante para ella ver a su viejo alumno.

Mostrando su foto a los quince
Maruja Venegas, ya con una experiencia en la Radio Internacional y  desde que tuvo 15 años, obsérvenla en la foto, era una natural  educadora por excelencia. Creo que su amor a la locución, que jamás abandonó, la mantiene tan lúcida como en aquellos años de los niños artistas de su querido semillero. Gran personalidad y muy creativa. Dejaría de funcionar Radio Mundial y llegaría la etapa de la televisión en la que se solía entrevistarla. Encontró en Radio Santa Rosa y en el Convento de Santo Domingo, su medio para seguir ligada a su Radio Club Infantil. Muchos, de quienes la vieron el 8 de Diciembre último, no tienen la menor idea de lo que la señorita Maruja Venegas Salinas hoy nos permite evocar. Es  "Maestra de Maestros" y continúa en la radio y gracias a ello la Asociación de Locutores del Perú, conducida por Rosa Lozano Portocarrero, obtuvo para ella "El Premio Guinnes"  Gracias.

lunes, 3 de diciembre de 2012

SEMANA DEL "DÌA DEL LOCUTOR". UNA GRATA EXPERIENCIA EN RADIO VICTORIA Y EN 1954. "MARATÓN". FUE UN 8 DE DICIEMBRE.

Cada 8 de Diciembre celebramos el Día del Locutor y fue precisamente en 1954, nuestro año de inicio profesional, es decir, ya recibíamos un sueldo, que nos aconteció la historia que nos ocupa. Aquel año nos sorprendió una marcha al Congreso de la República que organizaba el Sindicato de Locutores y Operadores del Perú, con el fin de lograr se apruebe una Ley que considerara 4 horas como "mìnimo"  para ejercer la locución y ser considerado empleado. Recuerdo que este novato del micrófono se halló  en medio de grandes locutores famosos, todos marchando con arengas de entusiasmo por las calles de Lima. El que nos conminó a esta acción fue José Lázaro Tello. Y se logró la Ley. Bueno es remarcar que aquello de las cuatro horas como mínimo no sería muy favorable a nuestros fines. En otras confrontaciones, se alegaría que la Ley no especificaba el máximo de horas y es allí donde empezaron los problemas. Turnos más largos y mal pagados.

José Carlos Serván 
"El Maratonista"
Ese mismo año, ya en Diciembre, se celebraba por primera vez el Día del Locutor el 8 de Diciembre. El Gobierno de aquel entonces, a cargo de Manuel Odría, sentenciaba la Ley que ordenaba se rindiera homenaje a los hombres del micrófono en todo el territorio patrio. Recuerdo mucho a Juán Felipe Montoya pregonando que se había elegido tal fecha, porque el Arcangel Gabriel, anunciador de la llegada de Jesús y "comunicador" de Dios, lo hizo precisamente en la fecha eclesiástica del calendario y que recordamos como el Día de la Inmaculada Concepción. Ingenio de los colegas para responder a ciertas interrogantes que no tenían respuesta por falta de información. Lo importante del caso es que para dicha fecha, se estableció una celebración  muy bien aceptada por los colegas del micrófono.

Los locutores Carlos Serván, Lázaro Tello y
Carlos Alfonso Delgado con el operador de
audio Samuel Soto Marius.
Muchos años después, nos enteramos que se debió a una gestión del congresista de aquel tiempo, Don Julio García Porras, amigo personal de Fidel Ramírez Lazo que, suponemos por esa simpatía que le tenía a los locutores, propuso en una sesión una Ley para que se estableciera el Día del Locutor. Nos decía Juán Ramírez Lazo que se eligió el 8 de Diciembre, porque era el feriado más cercano, cuando ya se había aprobado dicha Ley. Y esta información la hemos venido diciendo desde el siglo pasado en nuestra calidad de Presidente de la Asociación de Locutores del Perú. A propósito de estos sucesos,  es la presente reseña y que relato en seguida.

José Lázaro Tello
Fue un 8 de Diciembre y que cumplíamos nuestro turno de locutor, todavía novatos en el micrófono, que tuvimos que quedarnos "plantados" las 24 horas por ausencia de quienes debían reemplazarme. Ingresábamos a las 7 de la mañana para leer el Radio Periódico "El Mundo", siempre dirigidos por José Eduardo Cavero, propietario de la emisora. Siendo feriado, lo narré solo. A las 9 me debía sacar José Lázaro Tello. No llegó. Me agradó mucho cuando, ya "plantado", Don Eduardo personalmente me trajo mi desayuno y me dijo: "Oiga, hoy es Día del Locutor y su colega Tello descansa y seguro que ya estará celebrándolo". Rió y nos felicitó por la fecha. Agregó: "Pago de noviciado". Pensar que tiempo después fuimos tercos defensores de las cuatro horas mínimas y que sirvieron para respaldar a través de una ampliatoria de la 4917, que los narradores de noticias fueran considerados empleados. Un caso patético fue el de Ernesto García Calderòn, sin Seguro Social y cuando más lo necesitaba.

 Don José Edo. Cavero.
Volviendo a esta reseña, la verdad es que nos sentíamos felices. Es que nuestro trabajo de locutor era realmente fascinante, casi mágico. ¡Qué más queríamos! Estábamos en nuestra salsa y nos esperaba la animación del programa de auditorio de las 12 del día con los Embajadores Criollos. Ese día fuimos narrador, animador y locutor comercial. ¡Un tremendo gusto! Pero, la cosa no quedó allí. Mi reemplazante a la una de la tarde era Juán Felipe Montoya y tampoco llegó. El que si lo hizo fue el bueno de Don Eduardo Cavero Andrade y esta vez trayéndonos el almuerzo que se preparaba en ese entonces en el restaurante de "La Cabaña" del Parque de la Exposición. Como sabrán, el Sr. Cavero vivía en su emisora. Para él no existían feriados. Solíamos ver a Gloria y Eduardito, sus hijos, llegar para pasar algún rato a su lado y conducidos por la siempre amable señora Laurita. En ese ámbito se formó José Eduardo Cavero Dubois.

El joven José Carlos Serván.
Nos quedaba esperar hasta las cinco y "el sapo" Alberto Olivares, otro gran locutor, tampoco se hizo presente. Otra vez sin reemplazo. En el control, Juán José Ugaz, el operador de turno tampoco estaba. El viejo Lucio Escobar, portero y guardián de la radio, ocupó su lugar y así estuvimos hasta las doce de la noche, hora del cierre de transmisión. Por supuesto que hubo cena y jamás protesta de nuestra parte porque fue una feliz jornada frente al micrófono de la "Emisora de los Grandes Programas".  Fueron 17 horas continuas. Todo un record que, al margen de la leyes de trabajo, no significó protesta alguna en el autor de estas reseñas  y sobre todo por la generosa actitud de Don José Eduardo Cavero Andrade, un "Broadcaster de Oro" que nos acompañó desde su oficina y con su receptor a todo volumen. Gracias.