jueves, 20 de octubre de 2011

REENCUENTRO CON EDUARDO NAVARRO CARRIÓN. 19 DE OCTUBRE 2011. LAS HORAS VOLARON.

 Reposa su mano sobre
mi hombro en señal
de gran amistad.
Lo he dicho y repetiré siempre que lo bueno de escribir estos blogs está en los resultados. Por ejemplo, en "Locutores en el Perú", reseñamos a quienes hicieron historia en la radio de ayer y los que triunfaron en los inicios de la televisión. De pronto, de manera sorpresiva llegan los comentarios y muchas veces de los propios reseñados que, a nuestro modo de ver, estaban perdidos para los que supimos de sus triunfos. Es aquí donde toma relevancia lo que manifiesto en este primer párrafo. Calculo que han transcurrido casi 30 años que no veía en persona a Eduardo Navarro, el recordado "Reporter Esso" de la radiotelefonía peruana.  

Resulta que en una de  nuestras reseñas dimos por muerto a Eduardo. Alguien, sin ninguna mala intención, lo dijo en un programa radial que hacíamos por 1990. Al iniciar los blogs, lo dimos por hecho. Un buen día, el propio Navarro nos llama y nos reclama con toda razón. Con buen sentido del humor, rectificamos la nota. Quedó todo como una anécdota y le dedicamos otra reseña con mayor exactitud de datos. Renace una vieja amistad laboral y nos beneficiamos con la voluntad de este gran locutor para favorecernos con sus fotos, una verdadera historia gráfica por los personajes allí mostrados. 

En su sala y mostrando
adornos de gran valor
nostálgico.
Todo a través del teléfono y como si una tromba de recuerdos nos invadiera a ambos. Con este paso, ya nos damos por bien pagados. Yo veo el triunfo por escribir, a través de hallar a los colegas y volverlos a mostrar en cada reseña. Hace menos de dos semanas surgió la idea de volvernos a ver en persona. Lo acordamos y quedamos que sería el miércoles 19 de Octubre. Vino la espera y los datos para ubicarnos. Navarro reside por el Jockey Club de Monterrico. Nosotros estamos en la urbanización Santa Isabel de Carabayllo. Viaje largo con una previa confrontación de datos. De por medio existía un acuerdo para almorzar juntos. 

Mi amigo tenía una serie de lugares, de lo más variados, en el "Jockey Plaza". Llegamos puntuales y desde lo alto de un puente sobre la Vía de Evitamiento, divisé a Eduardo Navarro y ambos levantamos los brazos en demostración de alegría. Cruzamos, bajamos y ¡Oh feliz encuentro! Un abrazo cordial, una invitación a subir a su automóvil, un reconocimiento a las rutas de acceso a su hogar y de frente a buscar "el merecumbé". Una playa de estacionamiento, escalera mecánica y estos "chibolos" como en sus mejores tiempos nos dirigimos a la primera sugerencia del oferente: ¡Chifa! La verdad y sin exageraciones, todo un éxito. 

Fue una tarde maravi-
llosa el reencuentro de
dos locutores amigos.
Agradezco a Eduardo y lo felicito por sus excelente estado  de ánimo y físico para enfrentarse a un menú que fue toda una delicia. Como en los viejos tiempos. Hubo hasta postre. Evocaciones y comprobar la magnífica situación que acompaña al "Reporter Esso". Producto de sus habilidades en la Publicidad y en el mundo de las inmobiliarias. Me alegro de ello. Pago por "los daños causados" y a conocer su residencia. Buen dominio de su automóvil  y ya en casa y dentro de ella, su acogedora bienvenida.

Un "teclado" nos obligó a interpretar algunos temas de su preferencia, ante su beneplácito. Un recorrido por sus dominios y su gentileza de hacernos sentir bien. Un obsequio delicado y que nos recordará por siempre a Eduardo y a charlar brevemente en su sala. Lindos cuadros evocativos de su familia y su cara nostalgia por su querida esposa que partió al lado de Dios hace 8 años. Nos habló de su hija y nieta y, finalmente, fue Marleni, su fiel ama de llaves la que colaboró dejando en fotos este inolvidable reencuentro. Un mágico día y un retorno al hogar, como volviendo de un grato sueño. Te debo mucho querido Eduardo Navarro Carrión. Gracias.

sábado, 15 de octubre de 2011

EVOCANDO A CHARLIE THOMSON ALCÁNTARA, EJECUTIVO DE VENTAS DE AMÉRICA TELEVISIÓN. PRIMERA Y DORADA ÉPOCA.

A la memoria del inolvidable
Charlie Thomson
Visitando Facebook me encontré con una grata sorpresa y un pedido que no me lo pude haber imaginado. Me escribía Charlie Thomson hijo y me pedía le hablara de su papá. Fue una leyenda de América Televisión Canal 4 y un Ejecutivo de Ventas maravilloso. Nació para establecer relaciones de vinculación entre las casas principales del comercio, empresas de negocios y firmas notables que requerían del servicio publicitario de América. Brazo derecho de Don Antonio Umbert  y perteneciente a esa era dorada del Canal 4 de Lima.

Me limitaré a recordar a Charlie como amigo. Excelente. De una extraordinaria cordialidad y muy sociable. Un hombre nacido para vender. Servicial y mano generosa. Su hermano Juán, a quien conocí en RRPP del canal, con las mismas cualidades de Charlie, ayudaba en lo que su cargo con Pepe Delgado y Javier Tulio Cano podían ser útiles. Las épocas de campañas publicitarias, como los Mundiales de Fútbol, lo ponía en acción y gracias al equipo que dirigía se aseguraba el éxito de las mismas. ¡Había que ver cómo funcionaba!

Existía en la Av. Larco de Miraflores un restaurante "Caminito" y me contrató para ponerle voz y texto al aviso que iba a servirle de promoción. Estuvimos en su oficina y me proporcionó todo lo necesario para hacer el cometido. Funcionamos a su ritmo y una vez producido el "jingle" saltó de alegría y terminamos cenando en la Costa Verde y, por supuesto, adornada la mesa con dos vasos "wisqueros" a la roca. Todo el mundo saludaba a Charlie y caminar por esos lares era como estar en su lugar de recreo y amistad.

Charlie brinda entre Alfonso
del Carpio y Víctor Dongo.
Muy popular y querido en el Canal, era el padrino favorito de los que organizaban campeonatos de fulbito. Se celebraba un aniversario de América y era el encargado de conseguir todo lo necesario para el agasajo. Una vez me contrató con mi agrupación musical para amenizar una reunión en la casa de campo del famoso Carlos Enrique Melgar, abogado y político. Lo pasamos muy bien y siempre Charlie era el motor para que la fiesta saliera a pedir de boca. Cumplía con los pagos sin objeciones y feliz.

En otra oportunidad y deseando servir a una pareja de novios, les obsequió la orquesta y además la terraza de su casa, la que adornó como era debido y en la que no faltó nada para el agasajo a los concurrentes. Esa noche concluyó con un pequeño grupo y en la que se contaba con la viuda de Ciro Alegría y Cecilia su hija. Otras personas ligadas a ellos completaban el cuadro. Música de fondo que se extendió por varias horas más, hasta que las luces del nuevo día nos sorprendían a todos. Había Charlie Thomson Alcántara para rato.

Conservo hasta ahora un buzo deportivo que me obsequió, al margen del pago correspondiente. Muy alegre y divertido y siempre dispuesto a completar los viernes con mesas bien despachadas y el correspondiente rocío de elixires espirituosos. En otras palabras: "Trago y del bueno". La foto que acompaña esta reseña lo muestra muy amigo y no estoy en ella porque fui quién disparó el flash. Están mis colegas Alfonso Del Carpio y Víctor Dongo Casalino, este último guitarra en mano para cantar "Muñeca Rota". Espero haber complacido a Charlie Thomson Jr. Gracias.

miércoles, 12 de octubre de 2011

LAS FOTOS DE EDUARDO NAVARRO Y NUESTROS RECUERDOS. UN VOLVER AL PASADO CON "EL REPORTER ESSO".

Brindan Raúl Calle y Navarro
Nuestras remembranzas están inspiradas hoy en esta fotos enviadas por Eduardo Navarro "El Reporter Esso". Tienen tal trascendencia como esta primera en la que aparece brindando con Raúl Calle, un extaordinario locutor y además compositor del vals "Yo te perdono" que tuvo una magistral versión en la voz del cantor Juán Carlos Miranda, vocalista de la Orquesta de Jorge Huirse allá por 1942. Raúl le compuso también una polca criolla al legendario Daniel Carpio, gran nadador peruano que cruzó El Canal de la Mancha y otros temas de gran popularidad en su tiempo. Gran publicista y "Reporter Esso" como Eduardo Navarro.

Personajes del espectáculo y la locución.
En esta otra, una clásica reunión de gente siempre ligada a la locución y en la que aparecen César Augusto Huertas, comentarista de cine y muy famoso por los años de 1950. Pasamos al 3ro. que es Willy Billiers, un cantor de música internacional muy versátil y popular. El propio Eduardo Navarro Carrión. Continúa Manuel Traverso Málaga "El Palomo", popular locutor arequipeño y César Chávarri Neyra, inolvidable conductor del concurso "Quien Estudia Triunfa" y profesor de mi Alma Mater, el emblemático Colegio Nacional Ricardo Palma de Surquillo. Toda una figura de la radio que sobresalió de manera extraordinaria en todo el Perú.

Primeros años de América Televisión Canal 4.
Aquí tenemos un testimonio gráfico de los inicios del Canal 4 de América y en plena celebración. Parados: Alfredo Espinoza y Antonio Tineo, grandes periodistas en sus inicios. Sigue Don Antonio Umbert Féllez el artífice y Rosita Bentín su esposa. (Entre ambos asoma Eduardo Navarro). Continúa Roberto Cruzado, el Gerente Contador y Nicanor Gonzales Vásquez, el otro artífice del Canal. A su costado uno bajito, Humberto Velásquez, gran locutor de Radio América. Entre los arrodillados identificamos al camarógrafo Juán Kagami que aparece sonriente y el de bigotes que no recordamos su nombre. Fueron los primeros.

Oswaldo Vásquez distin-
guiendo al "Reporter Esso"
Esta foto corresponde a un acto especial de reconocimiento a Eduardo Navarro como "El Reporter Esso" y es Oswaldo Vásquez Buitrago el encargado de distinguirlo con una medalla por su labor. Oswaldo, fue un querido locutor argentino que se quedó para siempre en el Perú y se casó con Mabel Duclós, excelente dama de la pantalla chica como "la esposa del Jefecito" en "Risas y Salsa". Eduardo lee complacido el Diploma que le entregó "Esso Extra Movil Oil" en el auditorio de Radio América. Década de 1950. Guarda entrañable afecto al notable y ya fallecido colega Oswaldo Vásquez Buitrago, por su limpia trayectoria en nuestros medios de radio y televisión.

Varios famosos "Reporter Esso" en un brindis.
Otra foto de antología y en la que aparecen varios "Reporter Esso" celebrando un Aniversario. El primero de la izquierda Gustavo Indacochea, el popular "Manzanita. Sigue Juán Ramírez Lazo, ampliamente conocido y recordado después en Radio Periódico "El Mundo" por Radio Victoria. Al centro el último "Reporter Esso" Eduardo Navarro, el más famoso. Continúa Raúl Calle, gran voz y compositor. Completa la escena José Delgado Goyzueta "Zorro Plateado" y brillante animador de Radio América. Una ofrenda floral que celebran todos los que con sus voces dieron prestigio a uno de los mejores noticieros de la radio en el Perú.

Programa taurino de Luciano
Ruiz de Navarro "Ráfagas".
Esta última fotografía destaca al centro a un personaje muy célebre en su tiempo. Dedicado al mundo taurino y que comentaba las temporadas en Acho con imponente voz y un modo de saludo inolvidable. Se trata de Don Luciano Ruiz de Navarro, el célebre ¡Raaafaagas! Esa R era exagerádamente pronunciada. Invitado de honor fue el de la derecha, "Jaime Ostos", figura de primera categoría en Acho. Ambos españoles. Locutor del programa nuestro querido Eduardo Navarro, que tuvo la   gentileza de donarnos estas fotografías. Hay muchas más que estamos agregando a las reseñas de otros queridos locutores que hicieron historia en la radiodifusión peruana. Gracias.

lunes, 3 de octubre de 2011

LOS RADIO OPERADORES. EVOCANDO A SAMUEL SOTO MARIUS EN "VICTORIA" Y A JORGE "COCO" SALAS EN "RADIO LUZ".

En esta foto estamos Serván, Samuel Soto M.,
José Lázaro Tello y Carlos Alfonso Delgado.
En toda emisora y responsable de que nuestras voces se oigan bien, son los operadores de audio. En Radio Victoria recuerdo a Samuel Soto Marious, que ingresaba a las 7 de la mañana para darnos pase a Alberto Arenas y yo en el Radioperiódico "El Mundo". Después continuaría con los radioteatros y finalizaba en el auditorio con "Los Embajadores Criollos" y otros. Nos hicimos amigos y fuimos cómplices en varias bromas que gastamos a nuestros colegas. Se sabía todos los números telefónicos de la radio. Por ejemplo, gracias a él, llamamos a José Lázaro Tello desde el fono de Redacción al Control y anexo de Locución.

Le hizo una seña a José Lázaro y este acudió a recibir la llamada. Desde nuestro "lugar de bromas", imitando la voz del Sr. Cavero, lo invitamos a acercarse a su oficina. Esta parejita advirtió como el negro Tello, casi como eyectado por un resorte, se levantó, salió de la cabina y se dirigió a la oficina de Cavero. Nosotros, Samuel y yo, observábamos todo. Toca la puerta de la Gerencia, saluda y se pone a sus órdenes. La reacción del dueño de la radio fue instantánea. ¡Maldita sea, oiga! ¡Nadie lo ha llamado! ¡Vaya a su hueco! Es que Sr. Cavero, yo recibí su llamada, dijo Tello. ¡Vaya hombre, que tiene que dar la hora! Y se retiraba,

La verdad es que Samuel, tan muchacho como yo y conocedor de las reacciones de muchos colegas y en especial del Sr. Cavero, se las ingeniaba para comprometernos. Nunca advertí sospecha alguna en Tello sobre mi. El resultado de aquella broma, no fue tan simpático. Lo lamenté porque José Lázaro, todo un señor, fue mi maestro en lo que significaba introducirnos en el criollismo, aquel que se vivía en vivo y en directo y con jarana y todo. Hoy evoco a Samuel Soto, porque fue el primer operador que conocí. Fuimos muy amigos, renunció a la radio y continuaríamos siéndolo mucho tiempo después, ya fuera de ella.

Jorge "Coco" Salas
"El Mago de las
Perillas"
Otro Radio operador que evoco con afecto es Jorge Salas a quien conocí en la desaparecida Radio Luz del Padre Gonzalo Alcocer y yo bauticé como "el Mago de las Perillas". Eran los años 60 del siglo pasado. Realizábamos una programación especial con música italiana, española e internacional. El ambiente de una cabina de locución y el control, se limita a los dos. Hay una soledad difícil de superar. Sin embargo "Coco Salas", se las ingeniaba para alimentarnos de optimismo y sonreía ante nuestras ocurrencias frente al micrófono. Verlo así, era un estímulo a nuestro trabajo. Nos hicimos grandes amigos.

Todo locutor, como siempre lo comento con Eduardo Navarro a través del teléfono, ha tenido que pisar por diferentes tiendas. Había que buscárselas. Así llegué a Radio Luz y evoco anécdotas con Jorge Salas. Era tanta la confianza entre nosotros y las bromas que nos hacíamos, que aún recuerdo aquella vez y refiriéndose al "Banco de Dios", programa de ayuda a los necesitados que dirigía Gonzalo Alcocer, me preguntó si  nosotros éramos pobres o ricos. Le respondí siempre en broma que lo primero. El "mago" replicó: entonces podemos acudir al Banco de Dios. Le dije, eso es para los oyentes de la radio. No, arguyó. ¡Nosotros somos pobres y vamos a pedirle ayuda al "Banco de Dios".

En efecto, en la radio había un buzón para las cartas, una especie de cajón de cierta altura y que estaba ubicado en la puerta de entrada. En momentos que todos los demás salían a almorzar, el "mago" con mi complicidad, ponía de cabeza el "buzón", revisaba algunos sobres y si los encontraba algo llenitos, los separaba. Volvía a sellar el artefacto y, "si ligaba", participábamos a medias del óbolo. Gracias a "este regalo de Dios", disfrutábamos de un rico "cau cau", picantito y sus panes calientes en una caserita de "Coco" en el mercado de la Aurora. Ocurrencias de mi gran amigo Jorge Salas y este su cómplice. Aclaro que no volvimos a repetir esa experiencia más de una vez. "Es que éramos pobres". Remembranzas que me han permitido evocar a dos grandes amigos de "las perillas" tan bromistas como yo. ¡Que Dios nos perdone! Gracias.