sábado, 28 de mayo de 2011

DOÑA MARÍA INFANTAS. ¡UNA CUSQUEÑA INOLVIDABLE! SU RECUERDO: "DOÑA PETRONA"


Hay personajes que no han tenido relación alguna con nosotros en el campo radial y televisivo. Son muchos e inolvidables. Al que evoco ahora, siempre está presente en mi hogar porque tuvo el acierto de obsequiarnos un libro de recetas y que nos ha servido de guía en los inicios de nuestro matrimonio. "DOÑA PETRONA", el que conservamos con mucho cariño. En efecto, tiene relación con ella, la inolvidable Sra. María Infantas. Tuvo mucho que ver en nuestro noviazgo y en todo lo que ha transcurrido desde que la conocimos.

Cómo olvidar su tiendita en el Paseo de la República, entre la Av. 28 de Julio y el Estadio Nacional. Allí, a ese pequeño establecimiento que nos abrigaba con su calor humano, llegábamos Gaby y yo. Los enamorados de la radio Victoria. Desde el año 56 y perdimos la cuenta. La señora María, muy bondadosa con todos, nos tenía reservado el asiento interior. Generalmente atendía al paso. ¿Que ofrecía? Un café pasado y unos panes con chicharrón y relleno. Siempre el camote, dulce como la dueña y la "canchita".

Jamás estaba vacío. A toda hora y ayudada muchas veces por su hermano Benjamín y el bueno de José, su hijo. Muchos estaban de pié y no se si era casualidad pero, gran mayoría de sus clientes eran parejitas de enamorados que visitaban el entonces "verdadero" Parque de la Exposición. Cuando había fútbol, Doña María no se daba a basto para atender a tanta gente. Muy conversadora y atenta con todos. Hicimos una gran amistad con ella y su familia. ¡Cómo olvidar esta etapa de novios!

Es que Gaby cantaba en la radio Victoria y quien reseña era locutor de la misma. Nos enamoramos y la tiendita de Doña María era muy acogedora. Como se dice, éramos "caseritos". Estuvo invitada a nuestro matrimonio y nos obsequió el famoso libro de "Doña Petrona". Recuerdo imborrable. Muy aficionados con su hermano a las tardes de toros, nos invitaron en una oportunidad a la Plaza de Acho. Toreaba "El Nene" y había un buen cartel de novilleros. Disfrutamos de aquella tarde con toda su tradición limeña.

Doña Petrona
Solía visitarla a su nuevo establecimiento, un verdadero restaurante, cuando hacíamos el programa "Musiencuentros" en Radio Nacional del Perú. Siempre la encontrábamos atareada y con sus hijos José y el menor que se me ha ido su nombre. Su ubicación, algo más cercana al Estadio. Allí nos enteramos de la muerte de Benjamín, su hermano. Le hicimos una visita con nuestros hijos, para que conocieran a la Sra. María, la dama cusqueña que nos supo infundir amor y amistad. Quedaron impresionados con ella y con su sazón, porque almorzamos en su restaurante.

 El tiempo se ha llenado de años, peinamos canas y los buenos recuerdos siempre se asoman. Hace mucho tiempo que perdimos contacto con Doña María. No sabemos si el negocio continúa y qué será de ella. De lo que si estamos seguros es que permanece en nuestros corazones como si fuera ayer. Una remembranza a Doña María Infantas, inolvidable personaje de nuestra vida. Donde esté, que Dios la siga protegiendo. Quizá José o el otro hermano, lean esta reseña y sepan que no los olvidamos. Gracias.