lunes, 12 de julio de 2010

FERNANDO BOLARTE "EL DOLTON". ¡OTRO GRAN BATERISTA DE LUJO!.


Fernando Bolarte y José Carlos Serván.
Nos da gusto saber que "Los Dolton", aquella agrupación triunfadora de los años de "La Nueva Ola", siga en actividad y cada vez que su nombre figura en algún programa de la televisión, sentimos verdadero orgullo de haber tenido en nuestras actuaciones a Fernando Bolarte, su notable baterista. Recuerdo, nostálgicamente, un suceso de los años 60, cuando no se nos ocurría tomar en serio la música. "Los Dolton" en SONO RADIO, presentaban su primer L.P. en conferencia y agasajo en uno de los salones del renombrado Hotel Crillón.

Ocupábamos una de las mesas David Odría, Pedro Roncallo, mi hermano Angel y otros colegas. David, el gran animador radial, nos sugería estar lejos del escenario por la potencia del sonido. Nada más falso. Todo resultó una agradable secuencia de sus canciones que luego se harían famosas para siempre. Destacaba con su batería reluciente, Fernando Bolarte, aquel jovencito que deslumbraba a la concurrencia con sus "sólos" y acompañaba a "Los Dolton", dándole un toque original con su buen estilo de percusionista.

Ya en la década de los 70, habíamos ingresado impetuosos a la animación de Fiestas Celebratorias. Oscar Cornejo "Papi", nuestro baterista estable, no podía asistir a uno de estos trabajos y me dijo que iba a enviar un reemplazo de garantía. Sabía de la seriedad de nuestros compromisos y, en efecto, para sorpresa nuestra, llegó Fernando Bolarte, el mismísimo "Dolton", que le puso todo su empeño y arte a su actuación. ¡Cómo se lució en el famoso "Buen Humor", aquel tema académico norteamericano, exprofeso para baterista!

Empezaría allí nuestra amistad y conocería de sus atributos personales. "Los Dolton", habían dejado los escenarios ante la ausencia de Ishikawa, su vocalista principal. Hubo una ocasión que, por esas cosas del destino, fuí convocado a reemplazar a Roberto Spaziano, colega acordeonista ahora en los Estados Unidos y que contaba en sus filas con los Hnos. Bolarte, los mismísimos "Dolton". Nos adecuamos y fue otra noche de grata recordación en el maravilloso mundo de la música. El "swing" de Fernando, es único.

Cómo olvidarlo si venía casi siempre con un apetito voraz. Cada reunión, siempre hemos contado con una generosa atención por parte de nuestros clientes. Muy buenas mesas y ricos potajes. Fernando, solía llevar un "secretario" que no sólo lo ayudaba a instalar su equipo sino también, llegar a las deslumbrantes mesas y proveerlo de lo mejor del menú. El "dolton", se ganaba los aplausos porque era todo un espectáculo. Dueño del escenario, era complemento de garantía para los éxitos de "El Hombre del Acordeón". Lo reconozco.

Antes del 2000, tuvimos un encuentro con Fernando en Radio Nacional. Se presentaba con "Los Dolton" y mi hermano César, es testigo de aquel abrazo fraterno que nos extendimos ambos. Muchos años sin vernos, era motivación suficiente. Debe continuar en su fábrica de cepillos, escobillas y todo tipo de implementos de limpieza, negocio que no le impide estar siempre en el arte. FERNANDO BOLARTE "EL DOLTON", es nuestro inolvidable colega y amigo. Seguimos unidos por el recuerdo, la música y la amistad. Gracias.

MI ESPOSA ANTONIETA BERNALES CANTÓ COMO "GABY ROSSI".

En "Victoria TV Canal 2"
La década de 1950 en Lima, se distinguió por la aparición de grandes nuevas figuras de la canción. Recordemos a Eddy Martínez, un bolerista de gran registro y que sigue vigente; Judith Acuña, "Wara Wara", soprano que impactó por su extraordinaria tesitura y que le permitía emular a Ima Sumac; Luis Baltazar, un melódico de mucha simpatía y que triunfaba, igualmente, como dibujante caricaturesco de aquel personaje extrañado, "Chabuca" en "ULTIMA HORA".

Hoy, nos ocupa de esa brillante promoción, "Gaby Rossi" (Antonieta Bernales Quiroz), coincidentemente egresada de esa cantera artística llamada "Radio Club Infantíl" de Maruja Venegas. Su repertorio era el lírico. Canciones como "Quiéreme Mucho","Tipitipitín" o la italiana "Luna Rossa", le permitían robarse el aplauso del auditorio. Muy fina, limeña y de exquisita voz, se hizo sentir por emisoras como Victoria, Mundial y la Crónica. Tuvo en Reynaldo Cruz, gran pianista y arreglista peruano, su mejor apoyo.

Su profesora de canto, la soprano Leonor Arenas, descubrió sus cualidades en un Centro Escolar de la Unidad Vecinal Nro. 3. La indujo al estudio y se encargó de recomendarla al Conservatorio Nacional de Música. Nos contaba Eduardo Rocha, gran músico fallecido, que el profesorado se disputaba el derecho a educarla porque había descubierto sus generosas condiciones para el canto lírico. Fue Augusto Rojas Llerena, quien la bautizó como "La Bambina" en Radio Victoria. (1956).

De la Radio hizo un periplo por la televisión y tuvo el privilegio de cantar en Victoria Televisión Canal 2, cuando nos visitaban estrellas como Sergio Murillo, Bill Halley y Luisito Aguilé, entre otros. Fue presentada nada menos que por Luis Angel "Rulito" Pinasco y Sergio Vergara, el animador de "Fonoplán". Visitaría Canal 9 de Radio El Sol y, en muchas de sus presentaciones fue acompañada por el maestro Nino Sorrentino, especialmente, cuando interpretaba el repertorio italiano.

Tiene recuerdos inolvidables de su actuación en el Teatro Municipal, una primera cuando niña e integraba el elenco de Radio Club Infantil y con la presencia de Manuel Andrés Odría, Presidente del Perú y su esposa Doña María Delgado de Odría, que la felicitó personalmente. La otra actuación sucedió representando uno de los personajes de "Madame Buterfly", la Opera de Puccini con la estrella de esa época Maruja Pons, hoy olvidada y recluída en el Asilo de Canevaro. ¡Fue grande Maruja Pons!.

Antonieta Bernales Quiroz, vive entregada a sus nietos, los mellizos Alejandra y Joaquín, producto de nuestro hijo Juan Carlos y su esposa Mechita Castro. Llevamos 52 años de casados, en feliz comunión con Juanita, Zoila Gabriela y su esposo Raúl, siempre respirando los generosos aires de Santa Isabel, en Carabayllo. Me enamoré de ella siendo Gaby Rossy,."La Bambina". Todavía canta, ¡por supuesto!: canciones de cuna para nuestros nietos. Es una amorosa abuelita y juntos, los estamos viendo crecer. Gracias.

DON ANTONIO "NINO" SORRENTINO RUPERTI. ¡MI MAESTRO DEL ACORDEÓN!.

Nino Sorrentino
Ha pasado ya más de medio siglo cuando, una noche de Febrero, me presenté a la Academia de Acordeón "Nino Sorrentino" en Miraflores. Una de sus alumnas de canto, Gaby Rossi, me convenció para que estudiara el instrumento de mis sueños. Yo era locutor de Radio Victoria y élla, había debutado como cancionista de Música Italiana. Mi edad, no era obstáculo porque, "Querer es Poder".Un principio que me ha acompañado toda la vida y que lo llevo latente en todos mis actos. Asi es como escribo estas notas.

Fué un recibimiento grato y debimos esperar se desocupara de sus clases. Un jovencito, su hijo llamado Benito, lo reemplazó y Don Nino, nos recibió con el calor y la alegría contagiante de su sangre. Aquí empezó mi otra personalidad y realicé lo que siempre anhelé: ser músico. Por algo Humberto Martínez Morosini me bautizó como "El Hombre del Acordeón" en CINCOMANÍA por Panamericana T.V. allá por 1980. Con mi baterista "Papi" Cornejo, nos presentamos en vivo y en directo, con recordado gran éxito.

Que gusto me da evocar a Don Antonio "Nino" Sorrentino Ruperti, nacido un 4 de Marzo del año 1900 en la ciudad de Crotone, en la Calabria de Italia. Con orgullo, contaba que estudió música y piano en el Conservatorio San Pietro A Mayella de Nápoles. A los 8 años, era un juego alternar entre corcheas y notas. Rápidamente, conoció los secretos de la música, pero, tuvo que superar los estragos de la Segunda Guerra Mundial. Una historia triste que felizmente superó con Benito, su hijo, radicados en el Perú.

Nino Sorrentino y en la batería Benito.
Nino Sorrentino, cumplió con el servicio militar obligatorio en Africa Oriental y fue condecorado con la Estrella de Oro por el Príncipe de Savoya. Mis clases de acordeón, se matizaban casi siempre con sus recuerdos. Me decía que tuvo un aserradero donde se fabricaban las culatas de los rifles para Mussolini, "Il Duce". De allí, de esa admiración, el porqué bautizó a su hijo con el nombre de Benito. En su casa de 28 de Julio en Miraflores, se respiraba la música por todos lados. Nosotros estábamos encantados.

Quiero agradecer al maestro Sorrentino, toda su dedicación a mi enseñanza. Me motivó, como lo hacía con todos sus alumnos, a estudiar y practicar con amor. Me cambió la vida, porque años más tarde, sería esta profesión mi otro sostén económico y, a la larga, la seguridad de mi familia. A él, le debo haberme casado con Gaby y, por otro lado, seguir unido a su recuerdo por la eterna amistad con su hijo. Benito siempre es colaborador con estas reseñas desde Venezuela, en donde radica. Es como un hermano mío.

Reciba en el más allá, al lado de su Angelina Carlá, su amada esposa, las plegarias de quienes fuimos sus alumnos y del público miraflorino que apreció su talento y arte en la Radio, Teatros, Hoteles y cafés como "La Tiendecita Blanca", donde nos hacía vivir la música en dúos inolvidables con Benito. También, esas noches maravillosas en el "Sky Room del Hotel Crillón" y su quinteto de Oro. Fue nuestra nota del recuerdo a mi Maestro: ANTONIO "NINO" SORRENTINO RUPERTI. Gracias.

CARLOS SERVÁN "EL HOMBRE DEL ACORDEÓN". Parte lra.

Con mi Acordeón "Transicord"
Hice realidad una aspiración de mi infancia: ser músico. Terminados mis estudios secundarios, ya preveía lo que sería mi futuro. En el Colegio Nacional "Ricardo Palma", tuvimos la oportunidad de practicar la locución, al lado de Luis Orbegozo, alumno de mayor grado y que dirigía el Informativo a la hora del recreo. Lucho, llegó a ser locutor de Radio Miraflores y nosotros nos iniciaríamos en el 54 en Radio "Victoria". Debo al profesor Salustio Maldonado Robles, su orientación y apoyo.

Mi otra vocación, la música, quedó postergada. El profesor Oscar Velásquez, que nos fascinaba interpretando las polonesas de Chopin al piano, me exigía tener instrumento y lógicamente, por razones obvias, era imposible. Sin embargo, el profesor de canto Pietro Bruno, que me había probado para el coro, tuvo el acierto de obsequiarme un manual de ejercicios para los dedos y que consistía en indenpendizarlos a base de prácticas sin el instrumento. ¡Cuánto le debo a este maestro!.

Me había convertido en un maniático. No tenía las manos quietas y aprovechaba cualquier circunstancia para ejercitar mis dedos. Al ingresar a la radio, aproveché de pianistas como Raúl Huambachano, Reynaldo Cruz y otros, observándolos en acción y que me enseñaran algunas posiciones. Aprendí de "oido" y no pasó mucho tiempo para interpretar los valses y boleros de moda. Hasta que apareció "Gaby Rossi", que me presentó al maestro Nino Sorrentino y empecé a estudiar música.

Me dije: "QUERER ES PODER". Adquirí un acordeón y me enfrenté al pentagrama. No desaproveché el tiempo y devoraba los ejercicios con mi ansiedad y voluntad a plenitud. Tenía 22 años de edad y el reto era difícil. Mi profesor me alentaba y se asombraba de mis rápidos progresos. En Surquillo conocí al "Cholo Berrocal" y me uní a sus presentaciones con mi acordeón. No desaprovechaba nada y sin imaginármelo, enseñando a niños lo elemental, culminé esta misión.

Serían mis amigos de colegio, los Hnos. Manuel y Jorge Revilla Villafuerte, los que me invitaron a integrar su grupo musical. Ambos eran percusionistas y llegaron los contratos. El público nos aceptaba y bailaba con nuestro repertorio de moda. En 1970, Domingo Rullo me convenció a ser profesional. Me proporcionó un "Transicord" (acordeón electrónico) y el amplificador y así, siempre con mis amigos, formé "Los Galenos". Como guitarrista me acompañaría Roberto Uceda, ex-integrante de "Los Guajiros".

Aceptábamos todos los eventos sociales y llegamos a importantes instituciones como "El Circolo Sportivo Italiano", los "Country Clubs", el "Club Esmeralda", etc. Cuando fungía de locutor en "CINCOMANÍA" por Panamericana T.V., Humberto Martínez Morosini, mi gran amigo y colega me bautizó como "El Hombre del Acordeón". Hoy he dejado el fuelle por los "teclados". Sigo en la brega y me siento orgulloso de haber cumplido mis sueños, superando los años a base de esfuerzo y dedicación. (Continuará).

"MUSIENCUENTROS EN NACIONAL". SE LUCIÓ "CARLOS SERVÁN Y SUS TECLAS".

Música con los Teclados..
Juán José Ugaz, querido colega nos había invitado a su programa "Solamente Instrumental" en Radio Del Pacífico a una entrevista y a interpretar algunas melodías con nuestros Teclados. Concurrimos acompañados de Juán Felipe Montoya y entre los tres matizamos la audición con anécdotas y recuerdos musicales. Todos conversadores, la convertimos en un "chongo", expresión con la que nos calificó Pedro Ferreyra, el dueño y que al momento, aprovechando la ciscunstancia, clausuró el mismo y dejó sin espacio a Ugaz. Esto le causó una depresión y tomamos la determinación de ayudarlo. Todavía laborábamos en América Televisión y esta experiencia en aquella emisora evangélica nos picó e hizo nacer "Musiencuentros" pero, en Radio Nacional del Perú.

Rosa Miriam, Rullo, yo, José y Eleazar
Gracias a Henry Aragón, el gerente de turno, nos lanzamos al aire un 18 de Octubre de 1994 con la Procesión del "Señor de los Milagros". Los protagonistas del "chongo" nos convertiríamos durante tres años en favoritos de la Tercera Edad. La condición de la radio era conseguir nuestros auspicios, una misión imposible que nos hizo laborar sin ningún ingreso económico. Los colegas de Nacional, cosa increíble, nos exigían pagar por el espacio. No fueron gratos con nosotros. Desde las 4 de la tarde, empezábamos con 30 primeros minutos de "Carlos Serván y sus Teclas", valses, boleros, tangos y canciones del pasado que interpretábamos en nuestros "teclados" y ya grabados de acuerdo a los pedidos de los oyentes.

Celebración de un Aniversario.
Nos incentivaba mucho Zoila Esperanza Quiroz Perasso, mi inolvidable suegra que era la primera oyente en casa y que se deleitaba oyéndonos en "La Chica del 17". Desfilaron así el "Fado, Fadito, Fadeño", "Figurín de Cartón", "Balalayka", "Isla de Capri", "Ramona" y muchas más. Evocábamos las canciones cantadas por nuestros padres y que aprendimos de niños. Como recuerdo de "Musiencuentros", conservo las cintas magnotofónicas originales con más de Mil temas grabados. Son 50 cassettes a un promedio de 20 canciones en cada uno. Un trabajo y un esfuerzo que, en Radio Nacional, nadie reconoció.

J. Kanashiro y B. Dextre
El público se imaginaba que tocábamos en "vivo" y gracias a las compras de algunos oyentes "sobre pedido", no hubiéramos "olido" ni un sólo centavo. Montoya y Ugaz, colaboraban alternando en las conversaciones y luego de la audición, nos acostumbramos al lonchecito diario. Gasto que corría a nuestra cuenta y una manera de corresponderles por su compañía y grata actuación. Completábamos el programa con otros 30 minutos de éxitos con Juán Pulido, Arvisu, Mojica, Lily Pons, Schipa, Lanza, Carusso, Libertad, Gardel, Corsini, etc. Nos visitaban a cantar Rosa Miriam, Josecito D'Angello, Eleazar Valverde, el tenor Carlos Vásquez y muchas veces con su bandoneón y grupo, el querido y recordado Domingo Rullo.

Tangos con Eleazar Valverde
Los aniversarios que fueron 3, contamos con estos queridos artistas en ANSORFAP y que nos lo cedían sus directivos gracias a Bartolomé Dextre, gran amigo. Organizaba, la Asociación Amigos de "Musiencuentros" de Amador Llacsa Escobar. Era obligada la actuación de "Carlos Serván y sus Teclas". Todo al costo mínimo y lleno completo. Cómo olvidar a los Hnos. José, César y Augusto Carvajal Valderrama, a nuestras amigas Rosita Yuta de Castro, Luisa Popovich, Juanita Kanashiro, Inés Jiménez de Eguiluz, Lucha Asencio, Shoshi Kliger, Tula Herrera de Nugent; a Don Guillermo Lequerica, Carlos Lizardo Labra, Amador Llacsa y al General G.C. Luis Toledo, coleccionistas de nuestras grabaciones

A todos ellos, nuestros recuerdos y homenaje en esta reseña dedicada a "MUSIENCUENTROS", la audición que triunfó anonimamente en Radio Nacional del Perú. Luego de la celebración de nuestro Tercer Aniversario, un 31 de Octubre y luego de celebrar el Día de la Canción Criolla con una especial producción y sin ninguna valoración a nuestro trabajo, decidimos cortar ante evidentes muestras de hostigamiento. Nunca en nuestra experiencia radial, habíamos conseguido el respaldo de una sintonía total por parte del público mayor de edad. Sin exagerar, dos de  ellos fallecieron poco tiempo después por depresión. Aún mantenemos contacto con muchos de ellos y les envío mis saludos. Gracias.

jueves, 8 de julio de 2010

GREGORIO HUAROTO Y SUS RECUERDOS DE "CINCOMANÍA" EN "ARKIVPERÚ".

El Hombre del Acordeón
Este blog ha sido destinado a recordar nuestras actuaciones como "El Hombre del Acordeón". Nuestra mente se traslada a Panamericana Televisión y el programa "Cincomanía", un espacio de concurso que mi amigo Gregorio Huaroto recuerda en su blog "ARKIV". La verdad, hay tantos aspectos que ni nosotros mismos tomamos en cuenta y él, como un televidente asiduo al divertimiento sí. El animador era Humberto Martínez Morosini, compañero de tantas jornadas deportivas y al que debíamos secundar en la piblicidad. 

Ahora poco recibí sus comentarios en uno de mis blogs y me causó alegría saber que se encuentra en esta su tierra peruana. Radica por motivos de trabajo en los Estados Unidos y "Gregorio Huaroto" es un seudónimo que utiliza por razones de seguridad. Lo gracioso de todo esto es que, cuando él se refería a "Cincomanía" nos recordaba en nuestro papel del "Diccionario Parlante" y la manera en que "MM" nos cedía el micrófono anunciando al "Hombre del Acordeón". Leerlo fue para mi una agradable sorpresa y supe que era mi cliente.

En efecto, nos habló de sus tíos Graciela y César Morales, dignísimas personas que recurrían a nuestros servicios para amenizar sus celebraciones familiares. "Gregorio" recuerda a mi baterista "Papi", porque solía llegar con todo su equipaje en un "mini manors". Era todo un espectáculo. De tan pequeño automovil rojo, emergía un larguirucho muchachón y empezaba a extraer sus bombos, platillos y tarolas para ponerle ritmo a la reunión. El es Oscar Cornejo Purilla y han pasado tantos años que hoy ya es abuelo. Increíble realidad.

La verdad es que lamentamos nos dijera que Doña Graciela y Don César, ya no estaban con nosotros. Eran nuestros caseritos. Cómo voy a olvidar aquella fiesta de Chaclacayo en la que celebraban unas Bodas de Plata en aquel sitio soleado y respirando aires tan agradables. Hacíamos bailar y gozar a los concurrentes. Esta familia se mostraba siempre en alegría y como festejantes, daban la hora. Hasta hoy estoy saboreando esa "patasca", hecha con todos sus ingredientes y en un caldero a todo fuego. Las presas se nos derretían en los labios. ¡Riquísimo!.

Por este motivo, la llegada de "Gregorio Huaroto", el autor de ARKIV en Internet, es bienvenida. Nos ha solicitado fotografías nuestras, aquellas que todavía no puedo darlas a conocer en mis blogs, porque no tengo la destreza para publicarlas. Sólo algunas hemos dado a conocer, aprovechando la presencia de un jovencito que tuvo la gentileza de ayudarnos. Prometió volver para enseñarnos y todavía estamos esperando.
Les recomiendo visitar los blogs de Gregorio y encontrarán muy buenas historias de la radio y televisión.

A modo de información, les comunico que estamos preparando unas presentaciones a modo de Recital con nuestros Teclados. Seguimos con los ensayos y esperamos pase este frío cada vez más intenso. Habrá uno de Música Italiana. Otro de Española. Continuaremos con Tangos, Musica Romántica o Boleros que tanto gusta a nuestros congéneres. De todas maneras haremos Música del Perú y estaremos invitandolos pronto a estos eventos. Hoy hemos dado la bienvenida a "GREGORIO HUAROTO", el dueño de "ARKIVPERÚ". Gracias.