domingo, 27 de junio de 2010

"LUCHO VIVAR". ¡CANTANTE Y ANIMADOR!. LUIS ALBERTO VIVAR GALAGARZA.

Lucho Vivar
Galagarza
Hemos creado este blog para compartir nuestras experiencias en el mundo de la música. En toda agrupación instrumental, siempre existe el vocalista. Cuando se creó "Los Galenos" con Revilla y Uceda, no existía voz en el conjunto. Todo era en base a melodías e interpretando los más diversos ritmos. Esa fue nuestra primera característica y así tuvimos gran aceptación. Un acordeón electrónico, una guitarra y la batería con toda su gama de percusión. Y la gente bailaba a rabiar.

Cuando empiezo a utilizar a "Papi" Cornejo, más joven que nosotros y más vinculado a las agrupaciones de su entorno, nos trae un invitado sin mayores pretenciones. No tenía fama, de cara seria, formal y con cierta confianza en si mismo. La prueba fue en vivo y en directo. Debutó en el clásico parrandeo de temas famosos y nos sorprendió su adaptación instantánea. Todo era cuestión de seguirlo y sin quererlo, el trío instrumental se había convertido en cuarteto. Nacía Lucho Vivar.

Este personaje y al que no veo hace mucho tiempo, tan igual a "Papi", fue nuestro compañero en tantas jornadas de la noche. Con su naturalidad de cantor, entre aficionado y profesional, identificó al grupo y se convirtió en amigo. Nuestro carácter jamás impuso condiciones. La música es libertad y mientras no se ofenda al que nos oye, todo va bién. Buena voz, gran melodía y sobre todo ritmo para el baile. Repertorio suyo que hacíamos nuestro, en cada noche u ocasión de festejo.

Me enteraría más adelante que Lucho, es hermano de Fernando Vivar, un dibujante que traté e hicimos amistad en "Victoria Televisión". Admiraba su arte y en el corto tiempo que duró dicha empresa, cultivamos un mútuo acercamiento de simpatía y compañerismo. Con el tiempo conocí a su hermana Martha y a Aldo Vivar, el menor de ellos y que mantiene con nosotros una muy buena relación cibernética. Quiere decir que acrecentamos nuestra amistad con mucho optimismo.

Fiestas de matrimonio, cumpleaños y las clásicas de Año Nuevo, tuvieron en la voz y arte de Lucho Vivar, la garantía de contagiar a los concurrentes, toda la alegría que dichas ocasiones requerían. El repertorio de las cumbias de ayer y hoy, era su preferido. Los valses y polcas, también. De vez en cuando el bolero "Señora", nos hacía evocar a la Sonora Matancera, pero su fuerte era "Llegó la Banda", el contagiante vendabal de bailables que ponía en "fa" a todo el mundo. 

Los fines de fiesta se ponían al rojo vivo con "Sacachispas", la alegre marinera de Avilés y el "Pío Pío" y otros huaynos de moda que cantaba y bailaba al estilo del "chato Grados". Fue una experiencia de grata recordación la vivida con "LUCHO VIVAR", el cantante singular de Breña que triunfó al lado del "Hombre del Acordeón". Supo hacerse de un buen empleo y espero un reencuentro que nos permita exteriorizar la gratitud que le tenemos. ¡Siempre en mi corazón!. Gracias.

martes, 22 de junio de 2010

GAJES DEL OFICIO DE SER MÚSICO. ¡LOS ASALTOS!. UNA HISTORIA VERDADERA.

 Retornábamos de una noche negra en todo sentido. Confiados en "nuestra prodigiosa memoria", habíamos citado a nuestros músicos a un determinado lugar y, equivocádamente, no correspondía. Sería la siguiente semana. Mientras tanto, en el lugar que si correpondía y ya fuera de hora, el enojo era evidente y teníamos reproches por nuestra irresponsabilidad. No hubiera costado nada recurrir a la libreta de apuntres y haber constatado ambos compromisos. Nuestra confiadez, produjo resultados que jamás hubieramos imaginado. Resultado, tener que pagar a los colegas sus honorarios, sin haber percibido pago alguno.

Insistir en nuestras disculpas con nuestro cliente afectado y que, debido a nuestra reconocida seriedad por muchos años de servicio, se aceptaron semanas después. El retorno a casa se tornó deprimente y ni siquiera pudimos salvar la noche en una Peña Criolla que, siendo viernes, había sido suspendida. Estábamos de mal humor y en el transcurso del viaje lo comentaba con mi movilidad, quien fuera Don Enrique Robles, un gran profesional. Daba la medianoche e ingresábamos a la Urbanización Tungasuca en Carabayllo. Justo al girar una esquina, sorpresívamente advertimos la presencia de una dama apoyada en una motocicleta.

Al frenar Enrique, tres facinerosos asaltantes emergieron de la oscuridad y encañonándonos con pistolas, nos obligaron a bajar de la camioneta. Respiré profúndamente y me encomendé a todos los Santos, a mi Angel de la Guarda y al Divino Jesús. A Enrique, lo habían golpeado y tirado al pavimento de la pista. Para mi era difícil salir del vehículo porque portaba sobre mís rodillas un pesado amplificador. Los ojos del sujeto que me encañonaba, brillaban con la luz de nuestro carro. Abrí la puerta y sin amilanarme, no se cómo, le solté un puñado de frases que turbaron al pistolero y cambió de actitud de manera asombrosa.

Quizá mi voz, en medio de esa soledad y silencio, dejó atónito al miserable que, confundido, al verme con mi vestidura de artista y muy elegante, trató de mentirme diciendo que eran detectives en busca de asaltantes que les habían robado su automóvil. Aprovechando esa circunstancia y al divisar a una cuadra a un grupo de evangélicos que salían de su sesión, volví a la carga con un palabreo que ahora no recuerdo pero que, en síntesis, era mi agradecimiento por la presencia de tan "gratos policías". La mujer de la moto, advirtió al asaltante confuso y le hizo notar su falla. Traté de ignorarla y seguí con mi verborrea de locutor.

"Confiado en nosotros", nos pidió que lleváramos al supuesto "robado" hasta la Av. Tupac Amaru en Comas. ¡Acepté con mucho gusto!. Mientras nos seguían 2 en la moto, Enrique enrumbó hacia el puesto policial de Santa Isabel y se oían sus disparos al aire. El transportado pidió lo dejáramos y con gran suerte llegamos a dicho lugar y recibidos por 2 agentes. Reducido el facineroso, confesó su delito. Cerca a nuestro hogar, mi chofer prorrumpió en un llanto incontenible y me agradeció el habernos salvado de una manera verdaderamente milagrosa. Reconocía su culpa por viajar por sitios solitarios y oscuros.

Al lunes siguiente, las noticias daban cuenta de una banda de asaltantes capturada en el cono norte. Eran los mismos de este relato. Dos semanas después, coincidencia o no, en el mismo lugar de dicho atraco, Enrique era vuelto a asaltar y asesinado con ráfagas de metralleta y con su hijo menor herido de gravedad. Verlo en las portadas de los diarios me causó horror y enorme pena. Me preguntaría después ¿Qué pudo habernos salvado?. ¡Fue mi Angel de la Guarda otra vez?. Debo agradecerle a Dios su protección y que me permite hasta ahora, seguir con mis actuaciones en las noches de Lima. Esta ha sido una historia de la vida real. Gracias.

jueves, 17 de junio de 2010

LAS FIESTAS EN "EL CIRCOLO SPORTIVO ITALIANO". ¡INOLVIDABLES!

¡Muy buenas reuniones!
Permítanme rememorar trascendentales reuniones en este afamado club deportivo. Su famosos loca social, nos dio ocasión de apoyar con nuestro conjunto musical una recepción a los tripulantes de dos naves de la Marina Italiana que hicieron una breve estada en Lima. Esto sucedería por la década del 70 y congregó una gran cantidad de socios que estuvieron presentes para saludar a estos marinos. Hubo representaciones del arte andino y muy especialmente de un grupo afroperano.

La labor de Carlos Serván desde un principio, era ir amenizando musicalmente el ambiente. Tratándose de una confraternidad de viejos y jóvenes socios, nos dedicamos a interpretar lo fuerte nuestro, es decir, el repertorio nétamente italiano. Muchos años dedicados a realizar programas en la radio, tal el caso de "Ecos Musicales de Italia" en el cual presentábamos los sucesos discográficos de ayer y hoy. Siempre tuvimos una predilección por las canciones napolitanas y todo lo tradicional.

Recuerdo con gran nostalgia a Piero Solari, un infaltable concurrente a todas estas actividades y que, notada nuestra presencia, se convertía en nuestro cantante estrella. Todos recordarán que este notable cantante, era un versado cancionero. Empezamos con un desfile de marchas como: Funiculí, Funiculá, Marechiare, Dove sta Zaza y otras famosas tarantellas que fueron la delicia del público. Por supuesto no faltó el famoso Volare y Ciao Ciao Bambina; Luna Rossa, Picolissima Serenata y muchas más.

El Circolo Sportivo Italiano
Nos cupo un honor inmenso el acompañar a oficiales marinos que, dotados de talento artístico y gran voz, nos solicitaron este inmenso placer. Cómo olvidar esa sentimental canción "Regginella", un tema romántico  que cobró vida en la interpretación de un marino nostálgico y emocionado. Fue toda una belleza de canto.  Nuestro amigo Fontanella, directivo del Circolo, no dejaba de felicitarnos por la labor de un peruano que hizo disfrutar a sus socios, de lo mejor e inolvidable de su música.

Vendría la actuación de nuestra excelente embajada andina que sorprendió grátamente a los concurrentes. Todos vestidos típicamente con esos colores de tejidos tan vistosos. Las danzas y su agrupación musical, se confundieron en ecos de nuestras cordilleras, arrancando los aplausos de los concurrentes. Seguídamente, la costa se hizo presente y con una alegre comparsa de bailarines afroperuanos. Ya conocemos la calidad de estos artistas, que se metieron al público en los bolsillos entre vivas y aplausos.

Estas evocaciones nos llenan de orgullo. Tanto en el Circolo Sportivo Italiano, en la Embajada de ese gran país y en muchas residencias de queridos clientes amigos de Italia, demostramos nuestro arte y siempre presentando los valses, polcas y tradicionales temas del repertorio nacional. La música tropical, era parte de la alegría contagiante de CARLOS SERVÁN y han sido muchos los años de nuestra vida de acordeonista o tecladista, amenizando reuniones sociales. Linda esta evocación. Gracias.  

lunes, 7 de junio de 2010

"OSCAR CORNEJO PURILLA". ¡EL POPULAR "PAPI" Y SU BATERÏA INTERNACIONAL!.

Seguimos en esta rutina de recuerdos. Le toca a mi amigo Oscar Cornejo Purilla, el popular "papi" de los Barrios Altos y con quien sostuve la mayor parte de actuaciones como "El Hombre del Acordeón". Llegó bastante joven, recomendado por un colega conocedor de nuestra búsqueda de baterista y ese contacto primero fue en la cabina de locución de Canal 4. Nos encontrábamos de turno en horas de la noche y fue un agradable encuentro porque, sintomáticamente, fluyeron de ambos lados los magnetismos artísticos.

Siempre lo seguiré diciendo. Manuel Revilla Villafuerte, compañero de barrio y de estudios, me incentivó a formar una agrupación instrumental para amenizar fiestas. El fue mi primer baterista y los primeros contratos se debieron a sus gestiones en "Faucet", compañía en la que prestaba sus servicios de técnico. Debutamos en el Club de Aeronáutica y fue todo un éxito. Seguiríamos disfrutando con Roberto Uceda, de reuniones en las que, además de recibir aplausos, nos llevábamos muy buenos soles al bolsillo. ¡Linda época!.

El equipo de "Papi".
Lamentablemente Manuel se retiró y esta fue la oportunidad para Oscar Cornejo, un joven con ambiciones y de muy grande talento para el ritmo. Había adquirido una batería completa y profesional. La tarola, timbales, un napoleón y el clásico bombo y platillos. Un juego de percusión en vistoso color azul. Había que verlo en acción entre todos estos elementos. Se adaptó a nuestro "Transicord" y, con ese swing propio de los por el arte elegidos, debutó exitósamente tocando valses, polcas, tangos, boleros y guarachas a todo dar.

Poco a poco, fuimos adquiriendo elementos de amplificación y Oscar, siempre ávido de colaborar, invitó al conjunto a Lucho Vivar, otro muchachón alegre y de buen cantar que le dio el sabor tropical al conjunto. Ya éramos cuatro contando con la guitarra de Roberto Uceda. Matrimonios, bautizos, bodas de plata, de oro y de todos los metales. Los cumpleaños y en especial las fiestas de quince años, servían para que todos nos diéramos íntegros en cada reunión. "Papi", fue un elemento imprescindible como músico y amigo.

Doctor Oscar Cornejo Cobeña 
Voy a evocar a Juanito Barja, un vecino de Santa Isabel que con su automovil nos transportaba a cada cita. El mismo se apodó como "cuchillo loco", apelativo apache que aludía como defensa ante ataques posibles en nuestros recorridos nocturnos. Con él, recogíamos a "papi" en su domicilio de Av. Los Incas en los Barrios Altos y que nos permitió conocer a la Sra. Purilla, una agradable dama, madre de este artista dominador de las baquetas y cencerros. Hoy ya es abuelo, el recordado Oscar Cornejo del pequeño automovil y padre del médico que adorna esta reseña..

Está dedicado siempre a estos menesteres musicales. Provée instrumentos a diversos conjuntos y siempre integra agrupaciones en las que pueda demostrar su arte y talento. Ha prometido hace ya buenos meses, una visita al "Hombre del Acordeón" para, después de mucho tiempo, recordar estas aventuras de la música y de las que fuimos protagonistas. "OSCAR CORNEJO PURILLA", es el baterista internacional que nos brindó su talento y que está atrapado en nuestras evocaciones por su amistad y profesión. Gracias.

"ROBERTO UCEDA PORRAS". HIZO HISTORIA CON "LOS PENECAS" Y "LOS GUAJIROS".

Roberto Uceda, fue el primer guitarrista acompañante de "Los Galenos". Esta primera agrupación con la que iniciamos nuestra faceta de acordeonista. El, con Manuel Revilla en la batería, hizo que bailaran cientos de parejas en los diversos eventos que animamos. Amigo de toda la vida en el campo artístico al que recordaba como integrante de la agrupación infantil "Los Penecas", artistas que se presentaban en la radio y en los cines de barrio antes del 50. Cantaban boleros y lo hacían magistralmente como niños precoces.

En 1954, vuelvo a encontrarme con Roberto Uceda. Ya éramos locutores de Radio Victoria y él integraba el famoso "Trío Los Guajiros" con presentaciones en el salón teatro auditorio. Voces muy bien afiatadas y el repertorio clásico de los románticos de entonces. Muy parecido al estilo de "Los Tres Diamantes". Una muy buena  primera guitarra de gran digitación, la de Carlos Montero y las voces de Pedro Rodríguez y Roberto Uceda que complacían a sus admiradoras con sus boleros preferidos y cosechando aplausos.

El animador era nada menos que Carlos Alfonso Delgado con la voz comecial de Alberto Arenas. Allí nació nuestra amistad con este gran musico norteño. Tenemos de aquellos tiempos un disco de 78 rpm., que este conjunto grabara en 1955 y, caso anecdótico, 40 años después, en nuestro programa "Musiencuentros" y en el que lo entrevistábamos, se lo hicimos oir de sorpresa. Roberto, no pudo contener el llanto. Quedó mudo por, quien sabe, cuantos recuerdos surgieron en su mente de la mejor época de su vida artística.

Roberto Uceda Porras, está en nuestro corazón por sus dones de gente y entrega al arte. Son muchos los años que estuvimos en esta grata tarea de la música. Entonaba muy bien los temás románticos y era un ejemplo de solidaridad en este trabajo. Recuerdo su apoyo generoso en la víspera de una fiesta de Año Nuevo y en la que tuve que soportar un plantón de mala fe de un indeseable guitarrista llamado "Pepe Díaz". El, que se había retirado por atender su profesión de Contador Público, solucionó mi drama.

Tuvimos el gusto de contar con su presencia en nuestras últimas reuniones celebratorias por "El Día del Locutor". Cantó y la verdad, con la calidad que dan los años de experiencia. Se ha convertido en un "canta autor" y sus grabaciones suenan en la radio con gran acogida de los amantes del bolero. Es autor de un vals titulado "Trujillanita" y que, él lo lamenta, es motivo de confusión autoral con la marinera "El Trujillanito" de Luis Abanto Morales. En la "Colección Valverde", figuran las letras de muchos de sus valses.

Muy original para poner nombre a sus hijos, todos de origen árabe. Son muchachos que ya son serios profesionales y elevan su orgullo de buen padre al lado de su adorada Rosita. Sigue en el trajinar artístico y hace presentaciones en diversas entidades como Asociaciones y programas radiales. Tenemos de años "Ha", una selección de temas grabados con un trío que nunca salió a la competencia: Gaby Rossi, primera voz y solista; Roberto, segunda voz y guitarra y quien suscribe, al acordeón. Ya debutaremos. Gracias.  

viernes, 4 de junio de 2010

"SESENTA AÑOS DE LOCUTOR Y CINCUENTA DE ARTISTA MUSICAL". ¡GRACIAS 2010!.

Toda una vida en la Locución y la Música.
El 2010, tiene un significado especial para nosotros. Pisamos por primera vez una emisora para que nuestra voz se difundiera por el eter en 1950. Recuerdo con mucha nostalgia que debutamos una mañana en Radio "Miraflores" y recibimos el apoyo de Pedro Roncallo, esa voz maravillosa que nos puso la mano sobre el hombro y auguró un futuro prometedor. Con el mismo libreto, ya en la noche, llegaría la segunda ocasión en Radio Nacional del Perú y tuvimos que subir al escenario para llevarnos el aplauso de su público.

Debutamos a lo grande en nuestra condición de escolares. Hace 60 años que empezamos y todavía tenemos mucho que recorrer. Conservamos la voz, nuestra herramienta principal y seguimos realizando grabaciones de poemas que algún día difundiremos por estos blogs. Oficialmente terminé en Canal 4 TV. en 1995 y seguí en Radio Nacional con mi programa "Musiencuentros" hasta muy cerca del 2000. De alguna forma hemos continuado, de manera esporádica, con grabaciones publicitarias y en algunos programas radiales.

El otro gran significado de este año 2010, tiene que ver con "Carlos Serván y sus Teclas". Luego de estudiar acelerádamente el acordeón con Nino Sorrentino, debutamos en 1960 animando una fiesta con "El Cholo Berrocal". En el 70 empezamos a cobrar. Adquirimos nuestro "Transicord", un acordeón electrónico y su correspondiente amplificador "Farfisa" y con Manuelito Revilla, nuestro primer baterista y Roberto Uceda, guitarra y cantante de exquisita voz, nos lanzamos a esta maravillosa profesión de la música.

¡Doble celebración y puesta en manifiesto en este rincón de la vida!. Una celebración solitaria, pero cargada de emoción que lanzo abierta a mis amigos y a quienes se acuerden de nosotros y que estén inmersos en la cada vez más arrasante comunicación cibernética. ¡60 años de Locutor!. ¡50 años de Artista Musical!. Toda una vida y con el respaldo de mi querida familia. Superando males y con el pensamiento siempre positivo, porque no hay tiempo para perderlo en nimiedades y lo que queda, sea una ofrenda a la comunicación.

Un 29 de Octubre de 2009, ingresamos al mundo de los blogs. Debo confesarles que nos sentimos felices de escribir en calidad de aficionados. Verdaderamente amateur. Por amor al Arte y a nuestro espíritu de convivencia pura y sana. Ahora poco, hemos recibido una invitación a participar con "El Surquillano", a un concurso de nivel mundial que organiza una entidad del Brasil. Esta elección, nos congratula en demasía por que jamás nos imaginamos nos tuvieran en cuenta. ¡Qué importante es el año 2010!. ¡Bendito Sea!.

Desde las emisoras que he nombrado, pasando por Victoria, El Sol, La Crónica, etc., hasta llegar al mundo de la televisión vía Canal 4, Victoria TV., "Telecentro" y Panamericana, sin mayores resonancias pero cumpliendo con eficiencia, insisto en dedicar estos blogs a mis nietos Alejandra y Joaquín, porque esperanzo en ellos mis principios de amor y amistad. Permítanme que sea yo mismo el que diga: ¡Vivan los 60 de labor frente al micrófono! y ¡Vivan los 50 con la música de todos los tiempos!. ¡Gracias Dios Mío por Todo!.

jueves, 3 de junio de 2010

"DON RAÚL SÁENZ". ¡MI BATERISTA DE LUJO Y REY DE LA RESPONSABILIDAD!.

Siempre he dicho que cada artista tiene lo suyo. En el caso del maestro de la percusión Raúl Sáenz, diré que fue el que más se adecuó a mi repertorio. ¿Por qué?. Simplemente por que nos agradó la música antigüa, el repertorio añejo, aquel que me evocaba las fiestas de mi hogar y con orquestas y conjuntos que hacían el baile en base a valses, pasodobles, boleros y guarachas con su correspondiente huayno y marinera. Nacimos hechos a la música, oyendo melodías  italianas, francesas y de los grandes maestros en la radio. He tenido y con gran gusto a "Papi" Cornejo, a Fernando "El Dolton" Bolarte y otros bateristas de nivel especial en mi agrupación orquestal.

Más modernos y de toque diferente. Son mis amigos y los recuuerdo constantemente. Pero, Raúl Sáenz, tenía el estilo de ayer y como mis clientes eran generalmente de la Guardia Vieja, tocar un fox o algún tema del cofre de los recuerdos, era muy sencillo para él, adecuarse al momento. Con decirles que, confiado en su maestría nunca tuvimos un ensayo. Todo su respaldo se basaba en su gran experiencia. Ya era un señor de edad, en relación a los otros. Quienes vieron a Ferrando y su "Trampolín a la Fama", recordarán sin duda a Otto de Rojas como acompañante en el piano o teclado. Lo secundaba en la batería el viejo Raulito Sáenz.

Allí, en Panamericana T.V. nos conocimos. Me dio su teléfono y como esta profesión es generalmente activa los fines de semana, nos sorprendía con algún contrato imprevisto y recurrimos muchas veces a él que jamás ponía objeciones y se entregaba al "chivo" con mucha honestidad. Les cuento que debíamos ofrecer nuestros servicios un sábado a partir de las 11 de la noche. Raúl había viajado a provincias con la "peña Ferrando" y había calculado llegar antes del contrato en mención. Sin embargo,  al arribar al local de la fiesta, nos dimos con la sorpresa de no hallarlo. Nos instalamos e hicimos una llamada a su casa.

Su esposa nos dijo que de todas maneras llegaba y no nos preocupáramos. Dieron las 11 y ya la espectativa de los concurrentes se hacía notar. Tuvimos que empezar sin él. Era un solo de Acordeón Electrónico y "pandeiro". Los bajos de mi instrumento llenaban el gran ambiente. Lucho, frente al micrófono, animaba con su pandereta a todo sonar. Gracias a Dios, nadie notaba la falta del baterista. Era tanto el bullicio y la atención por la fiesta que empezaron a bailar frenéticamente. De pronto, en medio de la algarabía, aparece Raulito Sáenz y ayudado por Lucho, arman su instrumento. Se completó el trío y la jarana se puso buena.

Había llegado agitado, del aeropuerto a la fiesta. Lucía muy cansado. Transcurrieron las 3 primeras horas de cuatro y se me hacía un nudo en la garganta verlo actuar. Notaba que su físico, el viaje y trajín con la "peña", más sus años, hacían su efecto en mi querido amigo. Faltaba sólo una hora para cumplir el contrato y no pensaba hacer ni una sola más. La gente muy alegre movía el "esqueleto" al ritmo, son y canto de Lucho Vivar, cuando, en plena guaracha, un estruendo de tambores y platillos por el suelo, remeció el ambiente. Había caído sobre ellos  vencido por el sueño y el cansancio. Creanme, jamás me sentí tan mal por lo que le sucedió a mi gran baterista.

Gracias a Dios y a mi instrumento maravilloso de gran sonido y a la voluntad y arte de Lucho Vivar, hicimos no sólo la hora faltante, sino también, una hora extra. En esta reseña, queda puesta en evidencia la suprema RESPONSABILIDAD del gran artista que fue "DON RAÚL SÁENZ", connotado baterista de "Roberto Mori y su Orquesta" y tantas otras similares que contaron con su valioso aporte. Fue un lujo contar con su compañía y recuerdo mucho a Esther Granados, a quien secundamos una vez en muchos valses y polcas y al finalizar su actuación nos ponderó diciéndonos que, parecía hubiéramos ensayado toda la vida. Gracias.